El covid-19 ya es pandemia; la precaución crece

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 12
Indiferente 0
Sorprendido 2
Contento 7
Jueves 12 de marzo 2020

Luego de largos debates científicos y consideraciones de todo tipo la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró como pandemia el covid-19.

El rápido contagio en el planeta pesó más en la decisión que el propio impacto en las muertes de personas.

La enfermedad que nació en China y causó unos efectos letales, se mantiene agazapada en su larga etapa de contagio, lo que ha hecho difícil su detección temprana.

Poco a poco las interconexiones regionales y mundiales expandieron su influencia por varios países.

De Wuhan saltó a otras ciudades de China, de China rumbo a Corea del Sur y Japón, además de otros vecinos de Lejano Oriente.

La llegada a Europa, con especial rigor a Italia y España, hizo detonar las alertas y las medidas para acrecentar el esfuerzo gigantesco de contención y los cercos epidemiológicos. Las acciones son extremas.

Estados Unidos lo recibió sin mayor propaganda pero ya con algunas muertes. Brasil, Ecuador y otros países siguieron en la nómina de contagios -continúan incrementándose paulatinamente-. A la hora de cierre los datos llegan a cifrar así: 112 países, más de 125 000 contagios y una cifra dolorosa de 4 616 muertes.

Es verdad que otras enfermedades y accidentes causan más muertes, pero una condición de pandemia merece ciertas medidas de precaución más intensas y extensas que todas las acordadas hasta el momento.

Mientras el mundo sigue con atención y mucho pesimismo lo sucedido en España y sobre todo en Italia, aquí estamos a la espera de las consideraciones que haga el Gobierno antes de aumentar las precauciones para frenar el contagio.

Los extremos cuidados y alertas deben seguir y hacer conciencia en toda la colectividad. Mucha precaución, mucha higiene, lavados de manos constantes y a fondo; y consultas médicas si hay sospechas con los posibles síntomas que ahora ya se conocen de modo generalizado.

El país debe seguir su marcha, pero la vida de la gente debe ser la prioridad. Una tarea de todos en momentos difíciles para toda la humanidad.