El Consejo de Participación Ciudadana, a debate

valore
Descrición
Indignado 3
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 29
Jueves 04 de abril 2019

Una vez concluidas las elecciones y con resultados en firme, el tema del Consejo de Participación se debate. La existencia misma del organismo -parte de la Función de Transparencia y Control Social (Cpccs)- es polémica. Todo un invento jurídico que trasplantó la revolución ciudadana de modelos foráneos de cuestionada validez, plasmó en la Constitución de Montecristi una entidad que tuvo un funcionamiento de efectos político-institucionales poco sanos.

La verdad es que los consejos formados mientras imperó el Régimen autoritario de la década pasada fueron funcionales -hasta serviles, se diría- al poder político concentrado. Lo experimentado estuvo lejos de una auténtica participación de la ciudadanía en tareas que buscaban dotar a los actos legales de una legitimidad jamás alcanzada. Un fiasco.

La Consulta Popular, seguramente de buena fe pero con poco sentido del problema que se crearía, otorgó a la voluntad popular la opción de designar consejeros en las urnas. Así, llegaron las elecciones del domingo 24 de marzo y con ellas la falta de acuerdos mínimos para reglamentar el conteo de votos nulos.

Una corriente importante de personas se pronunció dejando las papeletas simplemente en blanco o anulando los votos. En septiembre, el presidente del Cpccs, Julio César Trujillo, expuso el riesgo evidente al presidente Lenín Moreno. Pero el proceso siguió su marcha sin parar.

Un grupo de ciudadanos se apresta a recoger firmas para una consulta que acote las funciones del Cpccs. Otros sectores buscan que mediante una enmienda se limite sus alcances y hay quienes señalan que el camino es una reforma constitucional y luego una Consulta que la avale.

La presidenta de la Asamblea, Elizabeth Cabezas, convoca a foros académicos abiertos para escuchar ideas sobre el tema. Mientras tanto, y con el peso de sus votos, los ciudadanos electos esperan su posesión.

Todos estos movimientos ponen en evidencia la validez de un debate postergado y que, junto con una serie de temas relacionados con el sistema electoral, deben ser abordados.