La apuesta minera

valore
Descrición
Indignado 4
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 7
Viernes 07 de junio 2019

La explotación de minas y canteras generó USD 515 millones en el 2018. Para este año, el Banco Central prevé que ese aporte suba a cerca de 600 millones, es decir, un crecimiento del 17,6%, lo cual convertiría a este sector en el más dinámico de la economía.

Las proyecciones sobre los ingresos que dejará la minería al país son optimistas. El Gobierno calcula que, si se cumple lo planificado, en el 2021 esta actividad será el segundo rubro de exportación y tendrá un peso del 4% en el Producto Interno Bruto (PIB). En la actualidad es del 0,6%.

Para que ese objetivo se cumpla, las exportaciones mineras debieran superar a las de banano o de camarón, que actualmente se pelean por el segundo lugar en ventas, detrás del petróleo. Cada uno de estos productos generó cerca de USD 3 200 millones en ingresos el año pasado.

Pero los datos del Ministerio de Energía y Minas muestran que las exportaciones mineras serán menores. En el 2018 se exportó USD 274 millones. Con el ingreso de los proyectos Fruta del Norte y Mirador esa cantidad se duplicará este año. El 2020 se sumará la producción del proyecto Río Blanco y un año más tarde entrará Loma Larga , llevando las exportaciones a USD 1 800 millones.

Ese volumen no alcanza para ocupar el segundo lugar en ventas, pero sí lo ubicaría en un cuarto puesto, que es relevante por la liquidez y el dinamismo que inyectará a la economía a través de dos vías: exportaciones e inversión extranjera.

El Gobierno espera USD 1 250 millones en inversiones hasta el 2021.

Esos flujos de ingresos mineros forman parte de las proyecciones que hizo el FMI sobre la economía nacional, dentro de la carta de intención firmada en marzo pasado.

Esto explica la apuesta del Régimen por la minería y que la está defendiendo con dos acciones. La una, en Zamora, donde las autoridades ratificaron esta semana su apoyo a la minería con la presentación de una política hasta el 2030. La otra, en la Corte Constitucional, donde busca frenar las iniciativas de consulta popular sobre la minería, que pueden alterar el plan oficial.