Apuesta Ecuador, la gran causa para la reactivación del país

EL COMERCIO abrió, el miércoles pasado, la convocatoria para la segunda edición de Apuesta Ecuador. Es un llamado a los emprendedores, a las personas creativas, a los que tienen ideas de un negocio y que requieren de apoyo para salir adelante, no solamente como individuos y familias, sino para otras personas con la generación de empleo. Las pymes son el verdadero motor de la economía ecuatoriana, incluso más que los grandes conglomerados.

Si algo bueno tuvo la pandemia del covid-19 es que despertó la creatividad de las personas que, urgidas por la necesidad ante  la pérdida del empleo, encontraron formas de generar ingresos de múltiples formas. También, es cierto, contaron con la solidaridad de familiares y los círculos cercanos. Pero en algo movió la economía, que se ha deteriorado a nivel global.

Ahora más que nunca, aquellas personas que descubrieron que sí tenían un talento, muchas veces bloqueado por el trabajo cotidiano que cumplían antes de la pandemia, se arriesgaron a invertir, a proponer, a sacar adelante proyectos. Y hubo iniciativas de toda naturaleza. La creatividad apareció  y dio vida a la economía nacional. Apoyar esas iniciativas es un imperativo para EL COMERCIO, en su compromiso y afán de aportar al país, como lo ha hecho desde su fundación en 1906.

La primera edición de Apuesta Ecuador fue un éxito. Esa es muestra suficiente de la voluntad de muchos ecuatorianos y su capacidad de resiliencia, algo que se ha demostrado a lo largo de su historia. Pese a las crisis recurrentes, a los conflictos internos, al escepticismo reinante que  ha generado la clase política en las últimas décadas, los ciudadanos siempre buscaron la forma de salir adelante, y muchas veces con poco o ningún apoyo estatal. En realidad, se enfrentaron a múltiples trabas burocráticas. 

Por eso, este empeño de apoyar no solo  contará con incentivos económicos que permitan  tener el capital de arranque o fortalecimiento. También habrá asesoría de profesionales para que las iniciativas de los pequeños grupos puedan tener una mayor fortaleza en sus ánimos de sacar adelante a sus familias.