Nuevo crédito de China trae alivio al fisco

valore
Descrición
Indignado 15
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 1
Contento 12
Jueves 13 de diciembre 2018

Las gestiones de la misión integrada por el presidente Lenín Moreno, altos funcionarios y empresarios ecuatorianos van mostrando buenas perspectivas.

La visita de Estado a China trajo como resultado un nuevo crédito por USD 900 millones, a seis años plazo y con 2 de gracia, con una tasa de interés de 6,5%. El Gobierno destaca que no se compromete más petróleo como prenda, como sucedió con operaciones del anterior Gobierno.

También se amplían los aportes para la reconstrucción tras el terremoto de 2016, por 69.3 millones, y para seguridad, por USD 30 millones.
Además se abren perspectivas de otros créditos por unos USD 3 500 con la banca de inversión, según la información gubernamental.

Todavía quedan preguntas que merecen respuesta como las relativas a grandes obras con empresas chinas que no tuvieron un final feliz, como el caso de Coca-Codo Sinclair -el proyecto más grande de la historia-, y sus miles de fisuras que deben reparar las firmas constructoras.

El crédito chino constituye un alivio para la Caja Fiscal. De esa manera, el Gobierno cerrará el año sin mayores agobios y cumplirá las obligaciones en materia salarial con el sector público. Además podría ser una buena señal para los mercados.

Queda por verse el tratamiento a la Pro forma y sus ajustes, que el Ejecutivo presenta a la Asamblea. Hay quienes piensan que el recorte no es suficiente y se debe reestructurar al sector público para bajar el gasto fiscal. Hay otras voces que dicen que una rebaja de personal sería traumática y no conviene hacerla.

El otro debate que está instalado en torno a los ajustes estructurales de la economía es aquel que se refiere a los subsidios. Hay quienes sostienen que el mapa quedó inconcluso cuando solo se actuó sobre la gasolina Súper y no sobre la Extra.

Otros analistas ponen en perspectiva el impacto social y hasta político de esa medida, pero lo cierto es que el dinero del país debe destinarse a cubrir temas esenciales en lo social, como educación y salud, por ejemplo sin regalar los escasos recursos a aquellos que no lo requieren.