Jaime Mantilla Anderson

Hace 5 años Hoy fue silenciado

valore
Descrición
Indignado 17
Triste 1
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 20
Sábado 24 de agosto 2019

Importantes y significativos análisis sobre los 40 años de ejercicio de la democracia se han publicado en estos días.

Algunos columnistas han comentado sobre las complicadas décadas que hemos vivido, bajo el mandato de 14 presidentes: el primero falleció, cuatro terminaron su período, cuatro fueron depuestos, y a cuatro los sustituyeron constitucionalmente.

Como menciona Diego Araujo, tuvimos una presidenta a la que se le permitió pocos días de ejercicio del poder, y un mandatario que se impuso por diez largos años, dirigiendo un proceso de corrupción y negación de fundamentos democráticos nunca antes visto desde el inicio de la república.

Con excepción de la corta presidencia de Jaime Roldós, que inauguró la democracia y falleció en un lamentable accidente, todos los otros mandatos fueron cubiertos por Diario Hoy, relator y crítico, que practicó siempre un periodismo independiente, libre y de denuncia.

Este 24 de agosto se cumplen cinco años desde que Hoy tuvo que interrumpir la misión que se había fijado en su fundación en 1982, defendiendo la democracia y el pluralismo. En aquel día del 2014, el gobierno de Rafael Correa completó la destrucción, pretextando una difícil situación económica que enfrentaba la empresa editora, parcialmente por el boicot y persecución de ese mismo gobierno, como lo han expresado hace algunas semanas dirigentes de los ex trabajadores entrevistados por una popular radio de Quito.

Ha sido un duro período para los 153 ex colaboradores, 264 accionistas, y más de cincuenta columnistas a los que el diario abrió sus páginas para que pudieran difundir libremente sus distintas visiones de la realidad, cumpliendo lo que prometía en su primera página el 7 de Junio de 1982: “..Hoy es un diario plural y democrático que abre sus páginas a variedad de opiniones y puntos de vista...”.

Siempre creyó Hoy que la primera página es el espejo del alma de un diario y luchó esos 32 años para que todo el diario se identifique con el alma de la nación.

Al llegar este aniversario sin las manipulaciones y ataques del anterior gobierno, se abren, aunque lentamente, oportunidades ciertas para terminar esta situación que eliminó uno de los más importantes reductos de la prensa libre del país.

La solución definitiva depende principalmente de la voluntad de los que fueron sus trabajadores, expresada ya en varias oportunidades y el apoyo de todos los involucrados, incluyendo las autoridades actuales.

Hoy nació con esa democracia tan maltratada. Fue silenciado luego de 32 años de una acción periodística honesta, plural y libre. Sería oportuno y saludable que simultáneamente con el proceso de rescate de los valores democráticos, concluya el largo e irregular conflicto laboral que fuera impulsado injusta y engañosamente por ese gobierno que durante 10 años buscó eliminar las libertades.