Gabriel Recalde Bolaños

Diálogo para reformas laborales

valore
Descrición
Indignado 1
Triste 1
Indiferente 2
Sorprendido 0
Contento 16
Jueves 31 de octubre 2019

Columnista invitado

La incertidumbre y desarticulación de la política laboral y social deja como resultado un escenario que se quebranta en el marco de las cifras de empleo, el empleo adecuado se encuentra en 38,5%, mientras que el desempleo se ubica en el 4,9 y el subempleo en 19,7%, conforme la última encuesta realizada por el INEC.

Las propuestas de reformas presentadas por el Gobierno pretenden realizar un esfuerzo de reducción del gasto corriente, relacionado con la expansión del Sector Público, sin embargo, la paradoja es que abastecer de los servicios adecuados y cumplir con las necesidades de la sociedad requieren de un Estado fortalecido, sin embargo, es verdad que es necesario optimizar de la mejor manera los recursos públicos, sin menoscabar derechos.

En el sector público la contribución de un día de salario, la reducción de vacaciones y la reducción de la remuneración para contratos ocasionales han sido descartadas por el Gobierno.

En el sector privado las reformas deben buscar el regreso del contrato a plazo fijo, la inclusión de nuevas modalidades de trabajo, la regulación del teletrabajo, nuevas regulaciones para el caso de licencia de paternidad y maternidad y una nueva forma de calcular la jubilación patronal; estas medidas deberán ser consensuadas con los trabajadores y los empleadores, a fin de continuar un espacio institucional de consensos que bien podría ser el Consejo Nacional del Trabajo.

La estructura y las dinámicas de los mercados de trabajo en la región siguen caracterizándose por altos déficits en su capacidad de generar empleos productivos y trabajo decente, y por sus profundas desigualdades de género, raza y etnia y edad.

El trabajo es la herramienta clave para lograr igualdad, desarrollo personal y crecimiento económico, es necesario leer las cifras de la encuesta del INEC y realizar propuestas que concreten este postulado. Algunas de las alternativas que se presentan como las más sostenibles y viables deberían concentrarse en cuatro ejes, (i) el desafío del empleo frente al cambio tecnológico, (ii) impulso ambiental para el desarrollo sostenible (creación de nuevos empleos verdes), (iii) incentivos tributarios y apoyo de la economía popular y solidaria e (iv) Incentivos tributarios para nuevas contrataciones en las pequeñas y medianas empresas.

La desigualdad social y el desequilibrio económico requiere lograr una armonía por medio del diálogo constituyendo un espacio institucional que integre los representantes del Estado, trabajadores, empresarios, estudiantes y de más movimientos sociales, a fin de plasmar reformas pensando en el interés nacional con la cristalización de los derechos humanos como eje de las políticas públicas.  

* Director del Observatorio de la Política Laboral