Alexandra Kennedy-Troya

Todo se derrumba

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Jueves 26 de julio 2012
26 de July de 2012 00:01

‘Todos nuestros dioses están llorando, Ogwugwu está llorando, Agbala está llorando, y lo mismo todos los demás. Nuestros padres muertos están llorando por culpa del horrible sacrilegio de que han sido objeto…”. El más viejo del clan igbo de Nigeria, continuó. Pero el clan estaba roto, cada uno había tomado su derrotero, pocos permanecían fieles a su propia condición, su héroe Okonkwo entre ellos. Los infieles habían plegado al dios traído como único por los misioneros blancos protestantes; tras ellos la administración británica había reclamado sus derechos en el África Occidental. En 1901, Nigeria en el Golfo de Guinea, el país más poblado del continente, era un protectorado británico; sus reservas petroleras eran enormes. El país quedó dividido, el norte pobre en manos de musulmanes, el rico sur en manos de europeos. Al sur la economía creció, se hizo moderna, muchos hijos de las élites nigerianas estudiaron en buenas universidades inglesas. Estaba lejos, pero no olvidado, la época en que Nigeria era uno de los países de exportación de esclavos hacia América y otras regiones del mundo. Lo que no estaba lejos era el haber saboreado una cierta independencia y sentido de nación a lo largo del siglo XIX.

Concluyo con la lectura de la seminal novela africana ‘Todo se derrumba’ del entonces joven escritor nigeriano Chinua Achebe. Fue escrita en 1958, dos años antes de lograr su independencia. Las historias se cuentan desde un lugar; la misma historia es distinta según desde donde se la mire. Achebe la cuenta desde la vida cotidiana de un clan igbo, sin anteponer prejuicio alguno, desde su centralidad negra vista como marginalidad por blancos poderosos.

Finalmente esta se derrumba, sucumbe ante la fuerza de la lógica del capital, la lógica de los blancos, la lógica del adueñamiento y la perversión. Achebe interpone las formas lingüísticas de Occidente y la tradición literaria con palabras y frases, proverbios y otros elementos de historia oral africana. Un intento por preservar aquello que va muriendo, por subvertir el lenguaje y la cultura colonialista.

La historia del colonialismo africano y los fracasos de poderosos y colonizados retumban.

La sed de hacerse de la materia prima, su control en todo el orbe paga al presente una altísima factura.

El poderoso se muerde su propia cola. Los otrora abusivos y conquistadores españoles o británicos miran su propio imperio caer, hacerse añicos.

Ha llegado la hora del fracaso de los supuestos ricos y racionales. El infortunio toca la puerta de los mismísimos europeos y estadounidenses, su invencible modelo no va más.

Arrasaron con los vecinos en el camino de las conquistas y las colonizaciones sucesivas y ahora que.

¿Adónde iremos si hemos destruido tanto?