Arturo Moscoso Moreno

Vuelven los demócratas precarios

valore
Descrición
Indignado 2
Triste 0
Indiferente 3
Sorprendido 1
Contento 35
Viernes 07 de septiembre 2018

En 2011 escribí un artículo sobre Ruptura de los 25 a propósito de su separación de Alianza País y alejamiento de Rafael Correa. En él sostengo que la actitud de esa agrupación política se enmarca en un concepto desarrollado por el politólogo peruano Eduardo Dargent en su libro “Demócratas Precarios. Elites y Debilidad Democrática en el Perú y América Latina”.

Dargent considera en su libro que ciertas élites, entendidas como actores influyentes en la política y no solo económicas y sociales, sean de izquierda o derecha, tanto en Perú como en la mayoría de América Latina, subordinan su compromiso con la democracia a sus intereses de corto y mediano plazo, actuando como demócratas únicamente cuando se sienten débiles y los recursos de la democracia les sirven para proteger sus intereses frente a gobiernos abusivos y abandonan esos valores cuando tienen poder y sus intereses pueden ser alcanzados por medios no democráticos, son entonces, “demócratas precarios” y se distinguen de los “demócratas verdaderos” porque éstos últimos son capaces de sostener la democracia y sus principios aun cuando sería más conveniente para ellos pasarlos por alto en determinados momentos para protegerse o lograr ciertos objetivos.

Ruptura de los 25 se constituyó en uno de los actores políticos más visibles en defensa de la democracia cuando Lucio Gutiérrez propició el nombramiento, ilegal e inconstitucional, de la “Pichicorte”; pero luego, cuándo Rafael Correa convocó a consulta popular violando la Constitución de 1998, no solo optaron por defender esa ilegalidad, sino que la justificaron y se beneficiaron de ella, contribuyendo además, a construir, a través de una constitución hiperpresidencialista, de unos mandatos que violaban derechos y el debido proceso, y de una transición tramposa y maniatada, un régimen autoritario y abusivo.

Luego de ciertas disputas dentro del oficialismo por la convocatoria a la consulta popular que le permitió a Correa meter la mano en la justicia, se alejaron del gobierno. Esa fue su gota que derramó el vaso. El autoritarismo, el atropello de derechos y el abuso de poder de los 4 años anteriores no fueron suficientes. Ellos estaban muy cómodos en sus cargos.

El artículo de marras lo escribí en el diario Hoy, perseguido y finalmente cerrado por una Superintendenta de Compañías hoy destituida por falta de probidad, por actuar, ese sí, en defensa de la democracia a pesar de todo, como un “demócrata verdadero”, en los términos de Dargent, y cuyo acervo periodístico se ha perdido irremediablemente gracias al régimen autoritario que María Paula Romo, antes miembro del Buró Político de Alianza País y ahora Ministra del Interior (¡que preocupación!), y sus acólitos de Ruptura ayudaron a construir a través de su precariedad democrática.