Pico y placa en Quito: Restricciones para este viern…
Resumen de la jornada noticiosa de este 1 de diciembre
La protección de la Amazonía ecuatoriana requiere US…
Congreso de Perú admite a trámite nueva moción de de…
Ecuador reabre su oficina comercial en Canadá
Un tercio del mundo, sin acceso a Internet
Derechos Lgbtqi+ registran avances desiguales alrede…
El arte apoya a la sostenibilidad del planeta en Miami

El poder del contexto

El contexto se refiere a las circunstancias externas y generales que acompañan a una situación específica, influyéndola .

Entender con claridad estas circunstancias, ayuda a valorar todo lo que sucede o ha sucedido alrededor o dentro de ellas. Muchos ateos podrían reconsiderar su incredulidad a los libros de la Biblia si estudiaran mejor el contexto histórico en el cual se escribieron; cientistas sociales y políticos podrían ponderar mejor sus opiniones sobre un gobierno u otro en función de las diferencias que influyeron de manera extraordinaria y única en cada época; empresarios y ejecutivos podrían tomar mejores decisiones si estudiaran con mayor detenimiento lo que sucede alrededor de las empresas logrando una lectura adecuada del entorno y las tendencias a largo plazo.

Los éxitos del pasado no están garantizados en el futuro, y los fracasos anteriores pueden ser fuente de innovación en el presente. Esto funciona para bandas de rock o para elecciones presidenciales. De hecho, sin darnos cuenta, todos somos tocados por el contexto en el cual hemos desarrollado nuestras vidas. El nivel tecnológico de la época en que crecimos, los eventos naturales o acciden-tales que sufrimos, las creencias sociales dominantes del momento, las decisiones de los gobiernos, de nuestros padres, los amigos, todo afecta de una u otra manera nuestra percepción del mundo y determinan nuestro éxito o frustración.

El autor estadounidense Malcolm Gladwell, en su libro ‘Outliers’ (‘Fuera de serie’, en español), definía el éxito como un resultado de tres temas. Preparación continua y sacrificada en un tema por lo menos 10 años, el contexto en el cual la persona crece, y un poco de suerte. Las personas llevan al nivel de excelencia en un oficio o disciplina por el trabajo permanente y la mejora continua por un lapso mínimo de 10 años o 10 000 horas y, sobre todo, el contexto es fundamental como fuente de estímulos y de creación de espacios para encontrar y desarrollar los talentos individuales.

Cuando escucho que todo pasado es mejor que el presente, discrepo totalmente. Si bien el mundo de hoy es más complejo en muchas cosas, también es verdad que la innovación tecnológica permite hoy hacer cosas antes imposibles. ¿Se imagina ir al dentista antes que se inventara la anestesia?

Si el contexto es tan importante, ¿cómo manejarlo? Si no podemos influenciarlo, ¿cuál es la mejor actitud? Lo mejor es considerarlo un aliado, y no necesariamente un enemigo, aunque los tiempos no sean buenos. Para convertirlo en un aliado hay que entenderlo, interpretarlo desde diversos ángulos y perspectivas, lograr hacer una síntesis y determinar cómo nos puede influir. De esta manera, nuestras opiniones serán más justas, y nuestras decisiones más certeras.