León Roldos

'No dejes que tu mano izquierda…'

valore
Descrición
Indignado 5
Triste 2
Indiferente 3
Sorprendido 1
Contento 66
Miércoles 10 de octubre 2018

La frase textual es “No dejes que tu mano izquierda sepa lo que hace la derecha”. No es un refrán sino que está en el Evangelio de San Mateo, capítulo 6, versículo 3. Se refiere a las buenas obras, que no hay que refregárselas en la cara a nadie, para luego exigirle lealtad, en búsqueda de sometimiento.

Pero, en la vida –y aún sin intención- se dan cosas tan disparatadas y contradictorias que llevan a pensar que se vive una realidad de desinformación, siendo generoso en este juicio, convencido de la buena fe de muchos de quienes actúan o permiten cosas.

Lo contrario, sería pensar en la “utilización” y/o en el “tongo”, que se reducen a solo fraseología.

Leía y escuchaba a los de La Posta en una excelente edición sobre lo que significó la Senain, en la represión y en la violación de los derechos humanos, en tiempos del correato, identificando a los actores de esas conductas ilícitas y criminales. Lo inaudito es que, aun cuando hay nombres y apellidos, salvo los que ya son impresentables, porque han sido empapelados y están prófugos, los otros siguen en el carrusel del poder.

En un caso puntual, el de la Universidad de Guayaquil, la Presidenta del Consejo de Educación Superior (CES), Catalina Vélez, y el Secretario Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación, Adrián Bonilla, ordenaron que se acate la resolución de la Contraloría de destitución del ex Rector Galo Salcedo.

Le tocaba la subrogación a la doctora Gulnara Borja, invitada por el correato a regresar desde Brasil, donde por décadas fue investigadora y profesora universitaria, dentro del programa Prometeo, para que regresen académicos y científicos de calidad, y promovida por quienes estaban en el CES, con la finalidad que sea Vicerrectora de Investigación de la Universidad de Guayaquil.

En su momento, los opositores al correato impugnaron su candidatura, alegando una falta de experiencia docente por no haber sido profesora en la denominación del escalafón del Ecuador.

En octubre del 2016 se calificaron por plancha a los candidatos, por lo tanto, de no estar ella habilitada para ser candidata, toda la plancha, presidida por el ex Rector Salcedo se afectaba. Se rechazó la impugnación. Hoy, los mismos – después de acusarla de ser una réplica de Moreno- quieren sacarla, porque supuestamente los ha traicionado, Lo extraño es que parte del Gobierno apoya esa intención, para desconocer a la doctora Borja, y convocar a elecciones. Si hay que convocarlas que sea bajo una intervención idónea que no permita la repetición de los fraudes de recientes procesos electivos.

Cuan valioso es que se multipliquen los doctores Ph.D, pero a veces parece que esa condición no se une a lo que debe ser más valioso: la condición ética de los maestros.