Gonzalo Ruiz Álvarez

Un debate libre y democrático

valore
Descrición
Indignado 1
Triste 1
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 31
Viernes 08 de enero 2021

La vida cívica del país ha cultivado ritos y tradiciones que los candidatos responsables están obligados a cumplir. Hablar con la verdad,
desechar la demagogia y afrontar su condición de posibles servidores sujetos al escrutinio público es una de esas premisas.

Diario EL COMERCIO, con TVC y las emisoras Quito y Platinum ofrecen al país una oportunidad para tocar algunos de los grandes temas que los candidatos deben afrontar de modo serio y transparente.

Los medios de comunicación independientes, como este Diario con 115 años, tienen derecho de ofrecer esta línea a los candidatos y por su intermedio a la sociedad.

El temario incluye los aspectos que la gente en distintos estudios de opinión considera como crucial.

El dolor que nos aflige por la pandemia y las políticas publicas de salud está en primer término y los candidatos deben asumir un compromiso sensible al respecto.

La economía, abarca la protección del dólar como moneda que ha preservado el poder adquisitivo de los trabajadores y en especial ha librado a los más pobres del fantasma de la hiperinflación. El manejo serio de la deuda, los compromisos con el Fondo Monetario Internacional con créditos orientados a los sectores sociales más vulnerables con plazos largos y tasas bajas es un aspecto clave.

De la mano de una economía sana y equilibrada vienen la producción y empleo, la apertura a la inversión nacional y extranjera con seguridad para crear miles de plazas de trabajo y riqueza.
Un aspecto que la mayoría de los ecuatorianos apunta en las encuestas es el de la seguridad ciudadana. La violencia, el crimen organizado y los sicariatos abundan y merecen respuestas de Estado certeras, técnicas sin demagogia ni focos de antagonismo violento. Más seguridad.

Finalmente la lacra de la corrupción carcome las entrañas de la moral pública. Cuando los altos personeros de un gobierno se hunden en el lodo putrefacto de la corrupción, el soborno y el abuso de coimas y dineros públicos, ese cáncer mina a la sociedad. Los dineros que deben ir a salud, educación, vivienda barata y atender la seguridad y una eficiente tarea del Estado se vuelan y las fortunas mal habidas hacen nuevos millonarios con el dinero de todos.

Es increíble que haya personas que estén dispuestas a hipotecar su voto en el populismo que robó los dineros públicos, como sucedió en Argentina, esa sola posibilidad es un factor de inmadurez democrática.

En fin, que abundan otros temas como la educación de calidad para todos, la extracción limpia y ordenada de los recursos minerales y el petróleo, el respeto a la niñez y sus prioridades, el equilibrio en materia de género, respeto a los derechos humanos y libertades, una seguridad social solidaria y bien financiada. Una justicia independiente y jueces honrados, serios y sabios.

Las tareas de un Gobierno son múltiples. La primera obligación de quien aspira a dirigir el país es responder con verdad y honradez las interrogantes de la vida nacional.