Arturo Moscoso Moreno

Cuestión de prioridades

valore
Descrición
Indignado 4
Triste 5
Indiferente 0
Sorprendido 4
Contento 45
Viernes 13 de noviembre 2020

Mientras busco un lugar para estacionar cerca del Ministerio de Trabajo, escucho al canciller Gallegos en la radio decir que la vicepresidenta Muñoz se fue de gira a Europa, acompañada de toda su familia, a “jugarse la vida”.

Ventajosamente, encuentro un sitio, parqueo y la apago. A la entrada hay una larga fila de personas apoyadas en una pared que apenas les protege del sol canicular de la mañana quiteña. Me acerco al guardia y le pregunto si puedo ingresar porque tengo una audiencia. Me pide esperar fuera, que ya me han de llamar. Mientras trato de cubrirme del sol lo mejor que puedo, pasan los minutos y nadie sale a buscarme.

Hablo con el guardia nuevamente y le indico una copia de la citación diciéndole que ya estamos sobre la hora. Me hace pasar y subo hasta la Inspección de Trabajo. Pregunto en el mostrador por el trámite y la persona que me atiende me pide esperar unos minutos porque la inspectora designada está con permiso médico por covid y que se encargará alguien más. A lo poco aparece un funcionario y me guía a su oficina.

Mientras esperamos a la otra parte, le pregunto si hay más contagiados. Me dice que sí, que como ellos están en permanente contacto con gente, no es raro que se contagien. -¿No han pedido que les dejen hacer las audiencias de forma telemática? - le cuestiono. -Sí – me dice - pero la respuesta de siempre es que no hay presupuesto. Llega la otra parte y en la pequeña oficina de 2 x 2 estamos 5 personas. Si una está enferma, es muy probable que los demás nos contagiemos, y pienso en algunos colegas que han perdido la vida con la enfermedad. Un escalofrío me recorre la espalda mientras nerviosamente me ajusto la mascarilla y me echo alcohol en las manos por enésima vez.
Termina la audiencia. Hemos llegado a un acuerdo y nos retiramos satisfechos, aunque yo sigo un poco asustado. Me despido del inspector y le digo que deben insistir en que las audiencias se hagan telemáticamente. Me dice que lo ve muy difícil, que hay otras “prioridades”. - ¿Como visitar al Papa? - le pregunto guiñando el ojo. - Por ejemplo - me contesta con tristeza.
Enciendo el auto y la radio suena de nuevo. Ya no se escucha al canciller defendiendo a Muñoz. Ahora están en el recuento diario de víctimas del covid: 175.711 enfermos y 12.849 fallecidos. Parte de esos números, la funcionaria que debía atendernos y los colegas fallecidos en estos meses.
No sé, pienso, pero creo jugarse la vida es cumplir con el trabajo a pesar del riesgo que este implica y sin la seguridad que el Estado debería brindar a sus servidores y ciudadanos, no traer “abrazos y bendiciones” desde el Vaticano. Dicen ahora en la radio que se derogó el decreto que disminuía la remuneración del Presidente y otras autoridades al 50%. Supongo que es cuestión de prioridades.