Cuatro obras urgentes

El Gobierno Nacional ha ofrecido ayuda al Municipio de Quito para la ejecución de cuatro obras prioritarias para atenuar dos de los mayores problemas que afronta la capital, como son la congestión del tránsito y la inseguridad ciudadana, pero aún no se han dado pasos concretos para la culminación de la oferta.

Se trata de la ampliación del Metro, desde el Parque Bicentenario hasta el barrio La Ofelia, al norte de la urbe, para lo cual se aprovecharía que todavía se encuentran aquí los “topos” con los que se construyó el túnel de 22 kilómetros entre la mencionada terminal y Quitumbe, tramo insuficiente ya que la urbe tiene 80 kilómetros de longitud. Tras varios retrasos se anuncia que el tren subterráneo entrará en servicio a fines del presente año, pero, si bien falta muy poco para la terminación de la obra, están pendientes la fijación del pasaje y la selección de la empresa que asumirá su operación, por lo que deben efectuarse a tiempo los estudios correspondientes para una oportuna decisión.

El Gobierno también ha ofrecido su apoyo para el proyecto del Metroférico, que, en su primera etapa conectará el parque de La Carolina y el Valle de Tumbaco y Cumbayá, con lo que se dará prioridad al aeropuerto de Tababela. Se tata de góndolas que se desplazan por cables aéreos y tienen costo de 500 millones de dólares, que se podría financiar con el sistema de concesión a una empresa privada, para lo cual se trata de superar las trabas de orden legal. Esta es una de las alternativas.

El tercer proyecto en mientes es la adquisición de 300 buses eléctricos, una de cuyas ventajas es que evitan la polución. Se dio a conocer que se considera la figura de arrendamiento, que contempla la compra y mantenimiento de los modernos vehículos por cuenta de una empresa privada.

Finalmente, se trata de la incorporación de 130 patrulleros y 100 motocicletas para mejorar la protección a los habitantes de esta capital, víctima de la delincuencia, que se incrementa en forma alarmante aquí y en otras ciudades del país, ante lo cual el presidente Moreno, ha tomado una serie de medidas y ha solicitado a la Asamblea Nacional la pronta expedición de la Ley de Movilidad Humana, para expulsar a aquellos extranjeros que cometan delitos.

En síntesis, se trata de problemas ancestrales que se suman a otros, que, igualmente, requieren pronta atención, ya que, en caso contrario, es cada vez más difícil su solución.

Con este motivo es oportuno anotar que también es indispensable que se tomen medidas para frenar el ingreso clandestino de usuarios al “trole”, al “eco” y, especialmente, a los “alimentadores”, lo cual, sumado al bajo precio del pasaje, obliga al Municipio a cubrir el millonario déficit de ese servicio.

Además, es inconcebible que el dinero que ingresa por este concepto en horas de la noche dizque llevan las recaudadoras en sus carteras.

Suplementos digitales