Defendiendo la maglia
El comercio decae por la alta inseguridad en Esmeraldas
Destitución de Llori enfrenta otra traba y oposición…
Dos productos frenan el TLC con México
Los planes de contingencia en mercados de Quito se a…
La justicia en Ecuador enfrenta cinco problemas complejos
Salud destina USD 20 millones para dotar de medicina…
Karla Kanora explora con la cumbia y la marimba

Se cosecha lo que se siembra

¿Qué hace que grupos humanos y sociedades enteras estén dispuestas a renunciar conscientemente a su libertad y prefieran más bien someterse, como lo han hecho en tantas ocasiones nuestros pueblos latinoamericanos, a la voluntad de un solo hombre y de su círculo cortesano? La respuesta a esta pregunta fue propuesta por Erich Fromm en el título de su brillante obra “El miedo a la libertad”. Como plantea ese gran autor, cuando las personas no desarrollan su plena integridad sicológica y su genuina capacidad para amar, quedan en un triste estado de subdesarrollo sicológico que les lleva a aceptar o, aún peor, a necesitar ser dominadas.

¿Cuándo ocurre aquello? Cuando la crianza y la educación buscan la sumisión de niños y niñas ante la autoridad y sus dogmas. ¿Y cómo ocurre? A través de la “enseñanza” prepotente, que infunde miedo e impone una forma de quietud en la mente que más se asemeja a la fría muerte que a la paz amable y creadora. Y es eso lo que aún prevalece en muchos hogares, muchas escuelas y muchos colegios a lo largo y ancho de nuestras sociedades: el objetivo de someter, y la práctica de hacerlo de manera tan contundente que la idea de ser libres pierde su atractivo, se hace débil, y eventualmente muere.

Nuestras sociedades latinoamericanas han vivido desde hace casi tres siglos la tensión entre quienes queremos criar y educar a personas libres, capaces de asumir su libertad con responsabilidad, y quienes, al contrario, buscan generar seres sumisos y obedientes, dispuestos a acatar órdenes y a alinearse con los dogmas y las verdades del poder. Es clara la contradicción entre quienes hemos defendido y defendemos una formación y una educación liberal, anclada en el respeto por la persona y por la diversidad de ideas, el estímulo a la propia reflexión y la construcción por cada quien de sus propias respuestas; y quienes, al contrario, han defendido y defienden una educación sectaria, que busca imponer una sola forma de pensar y desprecio por quienes piensan de otra forma. Es clara, además, la contradicción interna en quienes han reclamado y reclaman libertad para ellos, pero no han estado ni están dispuestos a reconocer el derecho a la libertad de los demás y, habiendo conquistado el poder, nos la conculcan.

Cuenta la historia que cuando los reyes Fernando e Isabel expulsaron a los moros de Granada, la madre del rey Boabdil, Aisha, increpó a su hijo con excepcional dureza, diciéndole que no llore como mujer por lo que no había sabido defender como hombre. Cuidado vayamos muchos de nosotros a llorar, como súbditos, por la capacidad de ser libres que no supimos construir, como padres, madres y maestros, cuando nos enfrentemos, como está ocurriendo en muchas partes de nuestra América, al recorte prepotente y arbitrario de nuestra libertad.