Arianna Tanca Macchiavello

Entre consultas y partidos

¿Saben cuántas organizaciones políticas existen? En el país hay 269 organizaciones políticas. De ese total, apenas 7 son considerados partidos políticos nacionales, el resto son movimientos locales. Se presentaron más de 60 000 candidaturas para 5 633 cargos disponibles. Es el primer síntoma de fragmentación en los espacios de representación, como los concejos y la Asamblea. En consecuencia, surgen líderes con poca legitimidad, inician las pugnas de poder e inician periodos de inestabilidad.

Los partidos políticos tienen una responsabilidad enorme, no solo porque conectan a la ciudadanía con la política, también son un elemento clave para la solidez del régimen político. La pregunta de la consulta popular que plantea reducir las organizaciones políticas es un paso hacia fortalecer el sistema de partidos pero no debe ser el único. Nos urge institucionalizar a los partidos políticos. Para eso hacen falta reformas integrales y coherentes orientadas a fortalecer la gobernabilidad con una representación adecuada.

Si no hay un cambio cualitativo, la cantidad de organizaciones será irrelevante. Las organizaciones no tienen incentivos para institucionalizar por eso operan como mercenarios electorales. Por eso se deben considerar otros factores importantes: la estructura interna, la disciplina partidista, la toma de decisiones en el partido, la formación de nuevos candidatos, etc. lamentablemente, somos los ciudadanos quiénes pagamos las consecuencias de una política desordenada y de partidos políticos mediocres que no cumplen con su trabajo.

Tenemos un exceso de agrupaciones pero deficiencia democrática. El número creciente de competidores provoca la fragmentación de las opciones, resta legitimidad y complica la toma de decisiones. Más partidos no implica mejor democracia, pero mejores partidos sí contribuyen a fortalecerla. Ese debe ser el norte de todos los cambios a realizarse en materia electoral.