Columnista Invitado

La confianza sobrevivió a 2019

valore
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 12
Martes 31 de diciembre 2019

Hris Patten
Project Syndicate

“Verdaderosidad”, un concepto acuñado por el comediante norteamericano Stephen Colbert, implica decir que cosas que uno quiere creer son verdad aún si no existe ninguna evidencia fáctica que respalde estas aseveraciones. Y, sin duda, la verdaderosidad ha tenido una gran acogida en 2019 –desde el Washington del presidente estadounidense Donald Trump, y la campaña por el Brexit en el Reino Unido hasta los acontecimientos ocurridos en Asia.

Esta tendencia perturbadora quedó reflejada en parte en la elección de candidatos de la revista Time para su Personaje del Año 2019. La preselección de cinco personalidades incluía a Trump que, a pesar de no haber obtenido el premio de ver su retrato en la tapa de Time, ejemplifica el triunfo político de la mendacidad ubicua de hoy. En el rincón opuesto había otros dos candidatos: el denunciante que reveló el intento de Trump de extorsionar al presidente de Ucrania para rédito político y Nancy Pelosi, la portavoz demócrata de la Cámara de Representantes, que presidió la reciente votación en la cámara para someter al presidente a juicio político.

Los otros dos contendientes también representaban la honestidad y la valentía política a la vieja usanza. La ganadora fue Greta Thunberg, la activista sueca por el cambio climático de 16 años. Algunos la tratan con condescendencia, mientras que otros rechazan sus argumentos. Pero ella representa las preocupaciones de aquellos que heredarán el futuro. Es más, lo que Thunberg dice cuenta con la aprobación de la mayoría de los científicos climáticos del mundo. Ella quiere que los líderes mundiales actúen para salvar al planeta antes de que sea demasiado tarde.

En una visita reciente a Australia –primero a Melbourne y luego a Sídney- me sorprendió la desconexión entre la postura del gobierno en materia de cambio climático y los incendios forestales que están devastando Nueva Gales del Sur. Hace casi 30 años, cuando me desempeñaba como ministro de Medio Ambiente de Gran Bretaña, presidí la conferencia de Londres que endureció el Protocolo de Montreal para impedir una mayor disminución del ozono. El Gobierno australiano fue uno de los principales defensores de la iniciativa, lo cual no era sorprendente dado que el agujero en la capa de ozono sobre Australia en ese momento se estaba expandiendo. Con los incendios forestales que hoy cercan a Sídney, sorprende que el gobierno actual todavía parezca tan complaciente sobre el cambio climático.

Quienes completaban la preselección de Time eran los activistas prodemocracia de Hong Kong, elogiados por las protestas que tienen lugar desde hace más de seis meses. Al margen de la valentía de los manifestantes y de los principios que representan (la mayor parte del tiempo pacíficamente), sus acciones se ven como golpes en busca de la verdad.