Gerardo Villacreces Carbo

“Preguntas que se le olvidaron a Vera”

La entrevista al Presidente, conducida por C. Vera, fue bien llevada en 90 minutos inteligentemente distribuidos: política, Pandora papers, seguridad, economía, etc. El Presidente tuvo un desempeño positivo, sonó convincente, en un momento en que el país necesita explicaciones; para sus opositores, su mensaje habrá sonado combativo, por su firmeza y por los fuertes comentarios contra Correa, Nebot e Iza, a quienes los llamó el ‘Triunvirato de la Conspiración’; afectándose el diálogo de subsidios. Daría una nueva oportunidad a la Asamblea, enviando la ley de oportunidades, corregida y dividida por materias; quizás abonando argumentos suficientes para futuros pasos políticos, en caso de bloqueo y/o eventual destitución; leyó una parte del art. 148 de la Constitución, que trata de la disolución de la Asamblea (muerte cruzada); se refirió poco a la Consulta, pero si alertó que no aceptará golpes de Estado. El tema más sensible son las recientes investigaciones periodísticas, que vincularían a Dakota del Sur como lugar de asentamiento de los intereses económicos del Presidente; y no porque sea delito, sino por el impedimento legal de un candidato a la Presidencia, de tener vinculaciones económicas en paraísos fiscales.

Se debió profundizar en este tema, a fin de aclarar cualquier duda y por ende abonar apoyo futuro (Consulta y/o elecciones, etc.). Así, se debió preguntar también: ¿Si Lasso participó o participa y desde cuándo (como constituyente, beneficiario principal o secundario, etc.), directa y/o indirectamente, en fideicomisos en Dakota del Sur? ¿Cuándo se deshizo en su oportunidad de las inversiones en Panamá, o en EE.UU. de ser el caso, se cumplieron con los protocolos contractuales y tributarios, y se deslindaron sus intereses de otros paraísos fiscales? ¿Si los incluyó, en su declaración juramentada? El Presidente salió bien parado de la entrevista, no se percibió ánimo de evasión tributaria; sobre todo cuando afirmó que tanto los fideicomisos locales cuanto los internacionales disponen que, los derechos que administran, pasarán a sus descendientes, una vez que se haya pagado el impuesto a la herencia.

Es un interrogante, qué pasará en los días venideros. ¿Los asambleístas se replegarán ante la posible muerte cruzada? ¿Acaso los indígenas aprovecharán para revivir la barbarie de octubre 2019 y pescar a río revuelto? ¿Primarán frente a los intereses de permanencia de los asambleístas, la de los potenciales candidatos a la presidencia de sus partidos? La disolución alejaría al Presidente de la eventual destitución, ya que unos asambleístas habrían prevaricado anticipando una decisión condenatoria, sin haber analizado las pruebas de descargo; salvo que, se den ‘arreglos’ exculpatorios y/o reparticiones; u ojalá sensatas reflexiones pro país. La muerte cruzada no ayudará a salir del estancamiento ni de la incertidumbre política; ya que implicaría inmediatas elecciones, con lo cual, el correísmo y/o quizás Iza, ¿no estarán esperando, desesperadamente llegar a Carondelet?

Suplementos digitales