Geovanny Tipanluisa

La difícil situación de Mataje

valore
Descrición
Indignado 8
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 3
Miércoles 11 de abril 2018

La situación por la que atraviesa Mataje preocupa sobremanera. La autoridad ha dicho que en este poblado fronterizo de Esmeraldas, que carece de agua potable y que cuenta apenas con una escuela unidocente, “había gran riesgo” de que se perpetren secuestros.

Si sabían lo que ocurría, ¿actuaron a tiempo? Los hechos dicen que no. El país ha tenido que lamentar la muerte de cuatro infantes de marina y el secuestro de un equipo periodístico que entró a esa zona luego de pasar por un retén de las FF.AA.

Ahora urge que el Estado se apodere de ese pueblo y lleve agresivamente los servicios de salud, educación, vialidad, telecomunicaciones. Hay que parar las acciones ilegales. Que las mafias no usen más a los niños y adolescentes de Mataje, para enviar mensajes con amenazas dirigidas a los militares, como ocurrió tras la muerte de los primeros tres marinos (20/03/2018).

Tres días después de esa tragedia, este Diario mostraba cómo los militares dejaron de patrullar en esa zona selvática. Para entonces, los expertos que debían investigar el ataque a la patrulla militar tampoco habían ingresado. Tenían información de que toda la zona estaba “trampeada” y había que precautelar la integridad del personal.

Ayer, el Jefe del Ejército ha enviado un mensaje a las tropas y ha dicho que los grupos delincuenciales no lograrán tomarse ninguna parte de la provincia de Esmeraldas.

Está bien esta postura, pero la respuesta al problema fronterizo no debe ser solo militar.

Hay que recordar lo que el domingo decía en estas páginas el investigador colombiano Ariel Ávila: “cuando llenen de militares la frontera van a garantizar que los corrompan”.

Sí. Ese poder tiene el narcotráfico y hay que tener cuidado. El trabajo de los servicios de Inteligencia es primordial, para determinar redes, contactos, rutas, estrategias usadas, etc.

Por ahora, la orden presidencial es actualizar el Plan Nacional de Inteligencia y Contrainteligencia. Que todo lo sucedido sea una oportunidad, para mejorar las actuaciones.