Nos queda la revancha

2020 cerró con una caída del PIB mundial de casi 5% y una pandemia que ha dejado 1’800 000 muertos (25 por 100 mil habitantes). Hubo contrastes entre países que debieron escoger entre mayor encierro para prevenir contagios y muertes, o mayor apertura para evitar recesión y desempleo.¿Cómo se manejó este dilema? Para hacer una primera aproximación, he construido un ranking para 163 países que evalúa el crecimiento relativo al promedio mundial y el número de muertes por 100 mil habitantes relativo al promedio mundial.

Los resultados son sorprendentes. Hay casos extremos, como Guyana (1) que encabeza el ranking debido a que en medio de esta crisis global logró crecer al 26% gracias al inicio de la producción petrolera. Paradójicamente, su vecino petrolero Venezuela cayó -25%.

Entre los 20 países con mejor desempeño, están 12 africanos, entre ellos Benín (5), Tanzania (6) y Ruanda (7), que lograron crecer al 2% y tuvieron menos de 1 fallecido por 100 mil habitantes. Puede haber explicaciones: son menos integrados a la economía global, más rurales, menos población mayor y posibles fallas de información. No obstante, está el caso asombroso de Egipto (4), que creció al 3,5% con solo 7,4 muertes por 100 mil habitantes.

En este grupo de punteros destaca China (8), que creció al 1,9% y casi no tuvo fallecidos en relación a su población. Cerca están otros asiáticos como Vietnam (11), Corea del Sur (33), Australia (52), Singapur (63) y Nueva Zelanda (64), con resultados económicos y de salud pública superiores a los de países con ingresos similares.

Algunos, como Estados Unidos (141) y Brasil (137), arrojaron resultados económicos mejores que el promedio, pero sacrificaron su salud pública por lo que aparecen al final de la lista. En Europa, lideran los nórdicos con Noruega (47) a la cabeza. En contraste, el resto tiene resultados decepcionantes: Alemania (103), Holanda (120), Francia (150), Reino Unido (154), España (157) e Italia (158), en donde la caída del PIB es casi el doble que el promedio mundial y el número de fallecidos llega incluso a ser 4 veces superior al global.

América Latina también arrojó resultados preocupantes, con excepción de Uruguay (53) que encabeza la lista regional. Algunos parecían estar preparados para enfrentar esta doble crisis, pero terminaron mal, como Panamá (146) y Perú (159). La pobre gestión no hizo diferencias políticas y golpeó casi por igual a países con gobiernos de izquierda como Argentina (155) o México (150), como a gobiernos de derecha como Chile (134) y Colombia (142). Lastimosamente, Ecuador (147) se quedó entre los colistas con el doble de caída del PIB y el triple de fallecidos por 100 mil habitantes.

América Latina perdió este primer partido, pero le queda la revancha en 2021 para ubicar a sus países entre los que mejor aprovechen la recuperación mundial.

Suplementos digitales