Roberto Salas

Colaboración extrema

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 2
Sorprendido 0
Contento 11
Sábado 19 de diciembre 2020

Colaborar con quienes conocemos, apreciamos, y están dentro de nuestro círculo de confianza, no solo es fácil sino placentero. La pasamos bien y nos sentimos fortalecidos. Este es el caso cuando colaboramos en un proyecto familiar, o ayudamos con otros a solucionar el problema de un amigo.

Otro escenario. Ahora nos trasladamos al trabajo. Y colaboramos con otras personas que no conocemos mucho, podemos sentir aprecio por unos, no tanto a otros, pero hay un llamado a sacar adelante una iniciativa, y por tanto estamos dispuestos a dar nuestra parte y cooperar con los demás para ver cumplida una tarea. En este caso, lo que une es un objetivo común, y en las organizaciones mejor gestionadas, lo que moviliza a la acción colaborativa entre personas que se conocen poco o nada es un propósito compartido.

Veamos una situación más radical. Nos enteramos de una invitación abierta a hacer algo en conjunto pero esta vez con personas que no hemos visto y nunca conoceremos, por lo tanto no confiamos ni sentimos estima. Simplemente es un llamado a compartir información, tiempo, equipos, incluso dinero, por una razón humanitaria particular o un bien común como la lucha contra el cáncer o la desnutrición infantil.

Este caso rompe el paradigma de que para colaborar es necesario conocer, confiar, y apreciar a los demás. En la práctica, muchas veces lo hacemos sólo por ser parte de algo importante con lo que coincidimos. Esta es la colaboración espontánea por convicción en las temáticas más que en otras personas, y me hago parte porque me hace sentir proactivo y solidario con mis creencias y principios.

Este último es la colaboración extrema o radical. Es la más poderosa, ya que puede mover gran cantidad de personas sobre un tema en particular y generar cambios para enfrentar fenómenos relevantes como el cambio climático, la inequidad, mejorar las ciudades dejando de pensar que somos solo usuarios cuando somos copropietarios, o una catástrofe. El mismo proceso y la cantidad de personas que participan la hacen efectiva al representar el deseo espontáneo de los adherentes.

No había caído en cuenta de estos niveles distintos de colaboración hasta escucharlo en Impares, una iniciativa que brinda espacios de diálogo en ambiente de diversidad de actores, y el expositor, Leonardo Maldonado, un chileno experto en temas de diversidad y colaboración, nos llevó a pensar que cuando nos liberamos de prejuicios, evitamos juzgar a quien no conocemos, y actuamos de forma auténtica desde quienes somos, es más fácil entender porqué colaboramos con otros sólo por convicción.

La colaboración extrema, como es masiva y espontánea, nos enseña que entre seres humanos diversos y desiguales, tenemos más cosas en común de lo que creemos, y es útil para lograr grandes transformaciones.