Francisco Carrión Mena

EE.UU., China y Ecuador en el postcovid

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 23
Martes 29 de diciembre 2020

Son más de tres décadas durante las cuales China creció de una forma sorprendente. Las reformas económicas y políticas impuestas por Deng Xiaoping, que se propusieron modernizar el modelo económico exportador de su país, han llevado al gigante asiático a desafiar la estructura del poder mundial y en particular el poder hegemónico de EE.UU.

Un think tank del Congreso norteamericano ha llegado, en un estudio, a una conclusión: China no se propone confrontar con los EE.UU. directamente, pero ha elaborado una estrategia para relacionarse con terceros países de los que pueda sacar ventajas y limitar, al propio tiempo, la influencia de su rival.

Los lineamientos a los que llega este estudio, calzan perfectamente con la política que China aplica en América Latina. Se aproxima políticamente, hace grandes inversiones en sectores de infraestructura, abre ligeramente su mercado, inunda la región con sus productos, capta materias primas, petróleo, cobre, carbón, entre otros, para acelerar el crecimiento de su economía pues no dispone de ellas para atender los servicios de una población tan numerosa y que va escalando socioeconómicamente.

EE.UU., de su parte, ha descuidado América Latina para atender regiones más conflictivas con un criterio geo estratégico de seguridad y militar, y los espacios socioeconómicos que ha ido dejando de lado han sido copados por China. Basta constatar la dependencia de muchos países de la región en materia comercial y de inversiones para reconocer este hecho.

En el contexto post covid, que no conocemos cuando se iniciará, que ya ha devastado la economía mundial, no se producirá una confrontación formal de China con EE.UU. pues no les conviene a las partes, sino una competencia para saber cual de las dos potencias sale mejor librada, teniendo presentes los sacrificios y esfuerzos que han debido hacer para salir de la pandemia: cuidar su propia economía y atender su proyección externa.

Los cuatro años de Trump, que causaron graves daños a la presencia estadounidense en el mundo al renegar del multilateralismo, le han dado ventaja a China en su relacionamiento internacional. Las dos grandes potencias saldrán debilitadas del covid, EE.UU. más que China, pero esta última, tampoco indemne. Ecuador con sus propias limitaciones está ya en una situación desesperada y tiene una ardua tarea por delante para recuperarse.

El estudio aludido acierta en lo que se viene. Ecuador, en esa coyuntura confrontacional en la cima, si actúa inteligentemente, puede obtener beneficios. El nuevo gobierno del Ecuador, es de esperar, que proceda con habilidad y pragmatismo frente a esa competencia global en la que EE.UU. con Biden buscará recobrar influencia en América Latina. Ahí debemos posicionarnos…