Alfredo Astorga

Vértigo y aprendizaje

valore
Descrición
Indignado 9
Triste 1
Indiferente 2
Sorprendido 0
Contento 29
Jueves 17 de octubre 2019

Tiempos de vértigo. 11 días veloces que copan la atención y comprimen el razonamiento. Semana de manifestaciones, bloqueos y falsas noticias, batallas campales y muertos, saqueos y asaltos, heridos y presos… escolares sin escuelas, burócratas sin ministerios, ciudadanos caminando por horas. Algo se fue de las manos y se volvió incendio irrefrenable.

Hace falta un esfuerzo especial para no meter todo en un solo saco. Por un lado está el movimiento indígena y los sindicatos con su agenda legítima, errada o no, pero legítima. Por otro, las pandillas de asaltantes de cualquier cosa, desde una licuadora hasta expedientes de la Contraloría. Y en el medio, intereses del correato manipulando la situación. Buscando mejores días para su caudillo. Las realidades de la vida, y en especial en estos desbarajustes, dejan como herencia -a más de heridos, presos y asaltados- aprendizajes trascendentes. Lecciones que ejercen mayor influencia que los programas educativos… Se aprende también más allá de la escuela.

Podrían señalarse múltiples aprendizajes, pero seleccionamos 3 relevantes. Ante todo, el valor incomparable de la paz. Paz que se aprecia más cuando ha sido lastimada. No se trata solo de ausencia de violencia, sino imperio del respeto, de los derechos, de la seguridad, de la vida en democracia. Es menester hacer lo imposible por acunarla por parte de los diversos actores. Ganamos todos.

Un segundo aprendizaje a resaltar es la importancia de la expresión social en forma civilizada, que tiene como condimento el diálogo oportuno y respetuoso, abierto y transparente. Y una tercera lección alude a la previsión de las consecuencias de los actos del poder y las compensaciones que demandan. Para que no se minimice a nadie. Para que no se vaya de las manos. Para evitar los vacíos, silencios e improvisaciones.

En una dimensión más grande podríamos recuperar dos aprendizajes trascendentes. El primero refriere a la profundidad de la crisis económica del país, que no se solucionará con las medidas. Que va a continuar porque el país ya no es el mismo. Porque el daño de la década heredada fue estructural.

Y un tercer aprendizaje se relaciona con el rol del FMI. Es cierto que el país lo llamó y aceptó las medidas. Pero es cierto también que los créditos vienen con exigencias. Y que el país no debió comprarse el modelo completo sin alternativas nacionales y sociales.

Advertimos también un nefasto aprendizaje que se está filtrando… las lecturas racistas. Con un agravante: se instalan en la cultura y son muy difíciles de extirpar.

La historia otra vez toca nuestra puerta. Es momento de diálogo, reflexión y aprendizaje histórico. Que no nos pasen hechos tan dolorosos por la cara sin dejar huella. Ojalá podamos transformar los momentos de vértigo y violencia en aprendizajes constructivos.