Walter Spurrier

Falta el plan

valore
Descrición
Indignado 3
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 40
Martes 25 de septiembre 2018

Las autoridades ya indicaron los objetivos del plan económico: reducción gradual del déficit fiscal para que a fines del gobierno, solo se requiera nueva deuda para cubrir amortizaciones e intereses. El sucesor completará el ajuste.

El segundo objetivo es que la inversión privada tome la posta de la pública y recupere su papel de motor del crecimiento.

El cómo, sin embargo, sigue difuso. Hubo un modesto incremento de combustibles, que no afecta al gran público, pero los fondos que genera van al financiamiento del aumento del bono de desarrollo humano.

Se ha dicho que ya se ha reducido la administración pública, pero el presupuesto codificado contempla un ligero incremento del gasto de personal en 2018. Hay propuestas muy generales, como optimizar las empresas públicas. Pero un plan de reducción del déficit necesita medidas concretas, con resultados cuantificables. Eso no hay.

El que se haya pospuesto un alza de los combustibles para después de diálogos durante 90 días, suena a que no se los va a tocar. Para entonces, se dirá que queda para después de las elecciones de prefectos y alcaldes en marzo. Cabe dudar si las autoridades gozan de un respaldo presidencial irrestricto para el plan.

Reducir el déficit fiscal es políticamente duro, aunque económicamente fácil. Más complicado es la otra tarea, atraer inversión. Porque eso requiere reducir los costos de producir en el país. Está muy bien que las generosas exoneraciones tributarias hayan estimulado la modernización de las cadenas de distribución de productos de consumo. Pero hoy tiene particular importancia atraer capital vinculado a las exportaciones.

En esto, está funcionando la gestión petrolera. Ya son tres tandas de licitación de campos pequeños, los que Petroamazonas no podía atender, pero hay inversionistas privados dispuestos a aumentar la producción. En minería, donde hay enorme interés de invertir, en cambio, el gobierno parece resignarse a que los activistas frenen los proyectos.

En otras actividades, hay que trabajar en varios frentes para contrarrestar el exagerado incremento de los costos de producir en el país. El gobierno anterior pensó que el Ecuador podría encerrarse y vivir del petróleo: replicar el modelo venezolano.

¿Habrá devaluación fiscal? Esto implica favorecer las exportaciones con medidas fiscales. ¿Reforma laboral? Una economía rígida en lo cambiario, no lo puede ser también en lo laboral.

Hay una gama de herramientas a las que pueden recurrir las autoridades. Hay que tener un plan detallado, y pedirle al FMI que lo respalde. De lo contrario, una vez que se sequen las fuentes de financiamiento, habría que recurrir de emergencia al Fondo, y sería éste el que proponga las medidas. ¿Qué nomás requeriría el Fondo?