Walter Spurrier

Lenín en Pekín

valore
Descrición
Indignado 5
Triste 5
Indiferente 7
Sorprendido 3
Contento 30
Martes 11 de diciembre 2018

El Presidente inicia su visita a China, donde estará hasta el jueves. Es una visita con muchas aristas; sólo podemos especular sobre sus resultados.

Desde semanas atrás está en Pekín una delegación del Ministerio de Finanzas, negociando acuerdos de financiamiento.

China nos ha extendido importantes créditos, unos garantizados con producción petrolera, con otros financia sus exportaciones de bienes y servicios. Ecuador le debe USD 6.500 millones.
La China lidera la inversión en Ecuador en petróleo y minas.

A mediados de diciembre, la cuenta única del Tesoro sólo tiene USD 609 millones, y en diciembre Finanzas tiene gastos por USD 4 mil millones. Para cerrar la brecha, se necesita con urgencia, entre otros fuentes de financiamiento, que China preste unos USD 900 millones.
Adicionalmente, se buscaría más crédito para 2019, para cuando se necesitan al menos USD 9 mil millones. La agenda es compleja. El presidente Moreno manifestó a la prensa su descontento con los resultados de las obras construidas con financiamiento chino, y buscaría la reestructuración de la deuda en condiciones más blandas.

En semanas recientes la prensa trae reportajes de fallas en la central Coca-Codo Sinclair, inaugurada con la presencia del presidente Xi Jinping. También, denuncias de incumplimiento en la construcción de escuelas del milenio, y críticas a las condiciones de los préstamos garantizados con petróleo. Petrochina y no Petroecuador es la principal comercializadora de crudo nacional.

Ecuador esperaría que las autoridades chinas sientan algo de responsabilidad por esos resultados y busquen aliviar los problemas que nos agobian. Pero no será necesariamente así. Las empresas chinas defienden las obras que han hecho. Las autoridades de ese país dirán que es responsabilidad del Ecuador fiscalizar las obras que contrata.

A su vez, los chinos podrían tener reclamos. Dirían que las determinaciones de la Contraloría contra las constructoras chinas de Coca-Codo Sinclair y la Plataforma Gubernamental, entre otras, son prematuras y afectan la reputación de las empresas. Al menos una empresa china tiene multas por retrasos que superan el valor de la obra realizada. Las petroleras dueñas del OCP tienen litigios con el SRI, y dos de ellas son chinas. No permiten trabajar a dos mineras chinas.

A su vez, hay un cambiante entorno internacional. Washington busca acentuar su presencia en América del Sur, a la que desatendió desde el fin de la guerra fría, aislar regímenes hostiles en particular Venezuela, y dar marcha atrás a la influencia china. El vicepresidente Pence visitó Quito, los cancilleres Valencia y Pompeo se reúnen en Washington, se inicia una agenda de cooperación no sólo comercial. En ese contexto, ¿Cómo evolucionarán las relaciones entre Quito y Pekín?