Rodrigo Fierro

La R.P.Ch.: país en desarrollo

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 12
Sorprendido 2
Contento 19
Jueves 27 de diciembre 2018

Larga la marcha, heroica, de liberación. Desde la Guerra del Opio de 1840 con la que a dentelladas se inicia la repartición de China por parte de Gran Bretaña, Francia, Estados Unidos, Alemania, Japón, Austria, Italia y Rusia. En la historia de la humanidad no se ha visto nada igual: el colonialismo en su mejor momento.

En 1912 el Dr. Sun Yat-sen “gran dirigente de la revolución burguesa”, funda la República de China, “la cual constituyó el punto clave para el desarrollo de la China moderna y su aporte es innegable”. En 1949 Mao Tse-Tung al frente del Partido Comunista culmina su gran marcha con la proclamación de la República Popular China. El pueblo chino ha conocido todas las humillaciones y todas las derrotas. Se ha puesto de pie: “Hoy el pueblo chino está decidido a transformar su patria en un poderoso país socialista, con una agricultura, industria, defensa nacional y ciencia y tecnología modernas, antes de finalizar el presente siglo”. Mao Tse-Tung, Chou En-lai y Deng Xiaoping serán los artífices del milagro. Con Deng Xiaoping, máximo dirigente a partir de 1978, sobran los dogmas, en un inmenso país de mil millones de habitantes a los que hay que alimentar, vestir, educar, dar trabajo y salud. Se trata es de producir, se impone la liberalización de la economía socialista.

Es en tales circunstancias que tengo la oportunidad de conocer el país cuyas realidades socio-económicas eran las de un país subdesarrollado. Menos de una semana después de dejar de ser Ministro de Salud en el gobierno de Jaime Roldós, es decir cuando era un don nadie, exagerando, el Primer Secretario de la Embajada de la R.P.Ch. en nuestro país, señor Chen Dongsheng, me lleva una invitación oficial para que visite su país. El 1 de octubre de 1982 llegué a Beijing. Recorrido largo. Desde la Gran Muralla hasta la frontera con Vietnam. De retorno publico en EL COMERCIO tres artículos con el título “El gigante insomne”: el inmenso país en el empeño de dominar las tecnologías más avanzadas de occidente. Hombres y mujeres, todos visten igual: chaqueta y pantalón de color azul o gris, en las comunas agrícolas, los ‘médicos descalzos’. Y así.

En 1989, nuevamente en China, en Tianjin. El Gobierno chino ha decidido utilizar para el Control de los Desórdenes por Deficiencia de Yodo en la zona montañosa del centro occidental del país, el método iniciado por nosotros en Ecuador: el aceite yodado de depósito. Voy como Asesor enviado por la OMS. En campos y ciudades cambios notables: las mujeres con blusitas de colores; han desaparecido los ‘médicos descalzos’, centros médicos en todas las comunas agrícolas. Buena parte de los equipos médicos son de fabricación china. Y así.

En 40 años, de Deng Xiaoping a Xi Jinping, continuidad en la gestión económica. La R.P. Ch. segunda potencia económica mundial.