León Roldós

Transparencia, Presidente

valore
Descrición
Indignado 2
Triste 0
Indiferente 2
Sorprendido 2
Contento 90
Miércoles 26 de septiembre 2018

Son varias ocasiones en que le he elevado esta petición. El país le reconoce sus esfuerzos para que se sepa la verdad de lo acontecido en la década del correato. El manejo de la deuda pública, la contratación pública irregular, los sobreprecios, los derroches de dinero, los perjuicios causados al Ecuador, en la gestión de Correa, están en investigación.

Pero es esencial que también se vaya transparentando lo que se da en su gobierno, sustentando el por qué se toman decisiones y se ejecutan acciones que para muchos son difíciles de comprender y/o admitir.

El crédito del reciente agosto del 2018 de Goldman Sachs al Ecuador es un ejemplo. La noticia fue que se trataba de un crédito de USD 500 millones a cuatro años con una tasa de interés del 6.55% anual, menor en relación a otros endeudamientos recientes. Sólo lo anterior quedó registrado como nueva deuda pública.

Lo cierto es algo diferente hay una especie de “repos” –títulos o activos de mayor valor que sólo se liberan con el pago de la liquidez que se recibió-. En el caso puntual se estableció un colateral de bonos sin servicio de intereses por USD 1.200 millones, que solo se liberarán al pagarse el crédito de USD 500 millones. El mecanismo de repos, como éste, se activó en el gobierno de Correa, así como también la práctica de que parte de lo desembolsado se quede con el acreedor como un encaje de liquidez.

Otra práctica es el uso de intermediarios que dan la cara, cuando atrás están otros que hacen el grueso del negocio. Es el caso de las preventas de petróleo. Las empresas chinas aparecen pero el macro negocio era y es de los actores denunciados por Fernando Villavicencio.

En el correato, el 2008, se declaró estado de excepción en Petroecuador para que la empresa la maneje la Fuerza Naval que prestó su nombre, cuando desde el entorno de Correa se hacían los negocios que luego se convirtieron en grandes pillerías.

De coincidencia, días atrás conversé con altos oficiales de la Fuerza Naval, los felicité porque la Prefectura de la Provincia del Guayas les ha adjudicado en procedimiento especial, sin concurso, el dragado del río Guayas. La sorpresa fue su respuesta: “no tenemos draga, la contratación de ésta se maneja por separado”. Y estamos hablando de un contrato por encima de USD 58 millones.

Sería bueno que el Ministerio de Defensa Nacional y el Mando Naval informen cómo, por cuánto y con quiénes se ha negociado la traída de la draga al Ecuador.

Transparencia en todo, Presidente, éste será el mejor cambio cualitativo que el Ecuador le reconocerá. Que hay el riesgo de que a veces se escandalice. Hay que asumirlo, peor es seguir en el fango de la simulación que es inseparable de la corrupción.