León Roldós

Las habilidades del Presidente

valore
Descrición
Indignado 10
Triste 1
Indiferente 5
Sorprendido 0
Contento 39
Martes 11 de diciembre 2018

En política, las evidencia. Desde su posesión, el 24 de mayo del 2017, ha tomado decisiones que el país las reconoce en cuanto han sido aportes para la democracia: la libertad para expresarse y actuar; y, el respeto a los ecuatorianos.

Las recientes designaciones de Ministros y otros altos funcionarios, así como la de Otto Sonnenholzner, para Vicepresidente de la República, deben significar los apoyos que el Presidente necesita para la superación de los graves problemas del Ecuador.

Respeto la crítica de que Sonnenholzner no ha ejercido cargos en la administración pública, ni ha sido actor político, ni tiene la madurez de los años. Pienso que los críticos están pensando en la opción de sucesión que asustaba a muchos cuando estaba en el cargo la señora Vicuña. El Presidente Moreno como que ha pensado más en tener un colaborador de muy buena formación, con capacidad de diálogo, que coincida en las recientes orientaciones del gobernante.
Esperemos ver actuar a Sonnenholzner.

Es reto para el Gobierno, asegurar transparencia en la información de todas las acciones y decisiones de los gobiernos anteriores y del actual gobierno. De hecho, esa falta de transparencia tiene como beneficiario real al correato, que montó la trama de procedimientos reservados, que sirven para encubrir ilícitos. Vinculado con la falta de transparencia, está la lentitud de decisiones y acciones contra la corrupción.

Verdad que hay responsabilidades de otros espacios del poder público, la Contraloría General del Estado, la Procuraduría, la Fiscalía y la Función Judicial, que deben sumarse.

Es un error del gobierno retroceder en el anuncio de obtener apoyo internacional –similar al recibido por Guatemala- en las definiciones contra la corrupción y para recuperar los miles de millones de dólares, que estarían perdiéndose por la corrupción no debidamente investigada, que aún no se sanciona.

Las investigaciones deben ser objetivas y sus conclusiones deben ser sustentadas, para desarmar aquello de que sólo se está en cacería contra los del correato.

En lo económico, debe bajarse el nivel de angustia en el Ecuador. La falta de liquidez agobia. El sector público es muy moroso en sus obligaciones, parte de las cuales ni ha reconocido, porque las verificaciones de entrega de bienes o de prestación de servicios que viabilizan las facturaciones no se realizan. Verdad que no hay liquidez en el Banco Central del Ecuador, por la forma en que en el correato se la llevaron y no ha sido posible recuperarla, pero el hecho de reconocer las obligaciones, permitiría considerar opciones para atenderlas, por ejemplo, emisiones de títulos valores.

Las decisiones deben ser oportunas. No más dilatorias, exige el Ecuador.