Fabián Corral

Lo impopular

valore
Descrición
Indignado 4
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 2
Contento 64

La democracia, la vida social, las decisiones económicas, los sueños de los escritores y, por cierto, el aire que respiran los políticos, están saturados por el síndrome de lo popular ¿Quién se atreve a ser impopular, a discrepar de las opiniones dominantes, a marcar distancias con esa suerte de religión laica que domina a todos?

En semejante escenario, no interesa si un aspirante a caudillo es incompetente, si un dirigente de barrio es corrupto o si un artista es un contorsionista disparatado.

No es importante si el candidato es un vendedor de humo o un malabarista, un charlatán o un doctor. Lo que importa es que el personaje sea popular, y para serlo, hay que darle gusto a la barra, arengar a la masa, mentir y adoptar el aire del último arlequín. Pero, el problema está en que no todo lo popular es bueno, que la masa con frecuencia se equivoca, que se ha acostumbrado a la gratuidad, la mediocridad y el facilismo, y que, si se aspira a tener un “país en serio”, esa multitud no necesita solamente intérpretes de sus pasiones y arrebatos, necesita dirigentes que conduzcan, herejes que discrepen y audaces que se atrevan a decirle de qué pata cojea y cuáles son sus deberes. Allí está, precisamente, la diferencia entre liderazgo y populismo.

La democracia es el régimen más sensible al síndrome de lo popular y a la patología populista que la han pervertido y transformado en simple electoralismo. La propaganda y el discurso de la “salvación nacional” y de la “soberanía recuperada”, han reducido las campañas a actos de masas en que prospera la conducta de las barras bravas de los estadios de fútbol.

Las mayorías se constituyen al ritmo de ofertas imposibles, de bailoteos y contorsiones. Los sondeos y las encuestas son la razón de ser de todas las sabidurías y el fundamento de las más descabelladas estrategias. Las repúblicas se confunden con escenarios donde se cuentan toda clase de fábulas y mentiras, al estilo de sabatinas y otros disparates. El sofisma que anima a ese pragmatismo, a ese cinismo, es que el “ pueblo soberano” no necesita conductores; necesita un director de esa infinita orquesta de frustraciones, intereses y sentimientos primarios que condicionan toda racionalidad.

La sociedad de masas, el populismo, la propaganda y los estilos que se imponen para triunfar y mantenerse en el poder, plantean graves problemas a la democracia. Para salvarla y preservar sus virtudes, es preciso señalar sus deformaciones y pensarla más allá de la coyuntura, más allá de campañas y candidaturas, pensar cuál es la república que queremos, cuál la ciudad a que aspiramos; y si entendemos las dimensiones de la libertad y de la responsabilidad personal y política ¿La “ciudadanía”, permite cerrar los ojos o mirar a otra parte?