Gonzalo Ortiz

Coimas en la Ruta Viva y el Metro

valore
Descrición
Indignado 7
Triste 2
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 32
Jueves 27 de junio 2019

La nueva investigación del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación, “La división de los sobornos” (“Bribery Division”, en inglés), hecha pública en las últimas horas, revela que la empresa Odebrecht habría pagado sobornos por al menos USD 7 millones para la adjudicación de la Ruta Viva y el Metro de Quito.

Es urgente una investigación a fondo para sacar a luz toda la verdad.Como es sabido, la firma brasileña ya había confesado su corrupción y, en diciembre de 2016, aceptó pagar USD 2.600 millones en multas a las autoridades de EE.UU., Brasil y Suiza, lo que el Departamento de Justicia estadounidense llamó “el más grande caso de sobornos de la historia”. Pero la nueva revelación implica que hubo más sobornos de los que Odebrecht admitió, ya que los nuevos documentos encontrados muestran evidencias de corrupción no reportada antes en megaproyectos en cinco países: Ecuador, Panamá, Perú, República Dominicana y Venezuela.

Los más de 13.000 documentos, guardados en una plataforma secreta llamada Drousy, fueron obtenidos por la organización periodística ecuatoriana La Posta y compartidos con 17 medios de prensa de América Latina y EEUU (en el Ecuador, el diario El Universo y el portal Mil Hojas). Los registros filtrados revelan pagos secretos de la constructora brasileña, a través de su División de Operaciones Estructuradas, es decir su división de sobornos, por más de USD 230 millones, para obtener esos contratos, entre ellos al menos (en millones de USD) 39 para la planta eléctrica a carbón de Punta Catalina en República Dominicana; 3 (en 17 pagos) para un gasoducto en Perú; 18 para el metro de Panamá; 34 para la línea 5 del metro de Caracas y 7 del Metro de Quito y la Ruta Viva.

La investigación no ha logrado establecer a quién o quiénes se pagaron las coimas, pero sí que se alimentaron las cuentas bancarias en el banco Meinl de Austria, propiedad de Odebrecht, desde donde la empresa pagaba sus coimas. Las obras fueron adjudicadas en las alcaldías de Augusto Barrera y Mauricio Rodas, quienes, al ser inquiridos por La Posta, han descartado cualquier responsabilidad.

También Odebrecht firmó que no pagó sobornos por estas obras en Quito, pero esta revelación periodística da pistas de lo contrario: para ocultar la ruta del dinero, la firma subcontrató unas firmas, las cuales subcontrataron a otras y tras vericuetos y capas, el dinero llegó a los corruptos.

Los gerentes de Odebrecht de esa época deben hablar. Y esta firma, que luego del escándalo creó una División de Conformidad, y que anuncia su compromiso de tener en adelante una actuación ética y transparente, está en la obligación de aclararlo. A su vez, la Fiscalía ecuatoriana debe reabrir los casos (la fiscal Tania Moreno archivó el caso del Metro en 2018) y no descansar hasta no castigar a los culpables.