Gonzalo Ruiz Álvarez

De cara a la segunda vuelta

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 1
Indiferente 181
Sorprendido 1
Contento 53
Sábado 03 de abril 2021

En una semana estaremos en etapa de silencio electoral y reflexión para depositar el voto el 11 de abril en las urnas y elegir al próximo presidente de la República. Una cita crucial.

La segunda vuelta electoral dio la impresión de acortarse por algunos factores confluyentes. El primero de ellos es el desesperante y angustioso telón de fondo de la pandemia que siembre dolor y muerte.

En segundo lugar, la sensación de que nada cambia para generar empleo y estimular la inversión y el crecimiento indispensables.
Y en tercer lugar, el ciclo de la segunda vuelta - más allá de la bandera oficial de partida - estuvo determinado por una larga discusión por la confirmación del resultado oficial del candidato que iría al balotaje.

Quedó claro que la tremenda precipitación en la entrega de resultados parciales del conteo rápido sembró desconcierto y generó malestar. Desasosiego a quien ganó e incredulidad y dudas a quien perdió.

Ese tiempo precioso de unas dos o tres semanas, empleado en acres disputas y comentarios inapropiados y hasta hostiles, hubo de ser suplido con cambios radicales de las estrategias de campaña.

Así, los triunfadores intentaron esconder los fantasmas del pasado y los retadores se muestran con nuevas propuestas inclusivas.
El debate, a la luz de los sondeos cuya divulgación ya está restringida por norma legal, fue fundamental para decantar tendencias, y las distancias en el punto de partida parece que empezaron casi de cero.

La posición respetable de un sector de ecuatorianos que votó nulo y otros grupo político importante que optó por ese camino, no parecería que logrará un número de adeptos como para incidir y se aleja de un voto útil, tan importante hoy en día cuando se requiere reafirmar las convicciones de vivir en democracia, libertad y estado de derecho. Cada uno es responsable de su voto.

Todavía quedaban indecisos, según los datos de varias encuestas que publicó este Diario. Veamos la imaginación de los candidatos para captar esos votos dispersos. Varios líderes políticos, otros candidatos presidenciales ya optaron y formularon su postura. ¡Por sus votos los conoceréis!
De momento quedan algunas interrogantes como la realización de encuestas a boca de urna, y, sobre todo un escrutinio transparente que respete la voluntad popular y la divulgue de forma transparente y oportuna.

En la historia de los gobiernos civiles, desde la cómoda victoria de Jaime Roldós sobre Sixto Durán Ballén, hasta el apretado conteo de Lenin Moreno y Guillermo Lasso ha corrido agua bajo el puente.

Unos cuantos candidatos ganaron la elección habiendo llegado segundos en la primera vuelta. Una sola vez no hubo balotaje. Tres candidatos vencieron en su tercera postulación: Rodrigo Borja, Sixto Durán Ballén y Abdalá Bucaram.
El país espera una elección nítida, unos cierres de campaña sin ataques mentirosos ni calumnias, y un nuevo presidente que se haga cargo del país en el peor momento de su historia republicana. Un reto gigante.