valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 0
Domingo 08 de julio 2012
8 de July de 2012 00:02

El Banco Europeo de Inversiones (BEI) es el brazo financiero comunitario de la Unión Europea. Fue creado en 1958 en el marco de los Tratados de Roma. Los accionistas son los Estados miembros de la UE y está dirigido por el Consejo de Gobernadores compuesto por los ministros de hacienda de cada país. A través de sus operaciones financieras contribuye a la integración europea y al desarrollo de las regiones de menor desarrollo relativo. En el año 1994 se creó el Fondo Europeo de Inversiones (FEI) para ayudar al desarrollo de las pequeñas y medianas empresas. El BEI es el accionista mayoritario del FEI. El BEI concede créditos bancarios a mediano y largo plazo, mientras que el FEI se especializa en operaciones de capital de riesgo y en garantías para las pymes. El BEI complementa sus operaciones con recursos de los Fondos Estructurales que tienen como objetivo subvencionar a las regiones europeas más atrasadas para reducir las diferencias en su desarrollo. El presupuesto de estos Fondos constituye la segunda partida más importante del presupuesto comunitario. El BIE ha fijado como prioritario de financiamiento para 2011-2013 el apoyo a la economía del conocimiento; el financiamiento de las redes de transporte transeuropeo; protección del medioambiente; promoción de generación de energía segura, competitiva y sostenible; y la inversión en el capital humano concediendo préstamos para los sectores de la salud y educación. En 2011, el BEI prestó más de 20 000 millones de euros para impulsar el crecimiento en las regiones menos desarrolladas. Con relación al apoyo financiero dado a las pymes, cabe mencionar que el año 2011, el Grupo BEI apoyó a unas 120 000 pequeñas empresas y empresas consideradas de mediana capitalización que son empresas con más de 250 empleados y menos de 3 000. Como en todo el mundo, las microempresas y las pequeñas y medianas empresas son el motor del crecimiento económico y la creación de empleo en Europa. Más de las dos terceras partes del empleo en el sector privado en la UE corresponde a las pymes. La semana anterior los líderes de la UE aprobaron un plan por 120 000 millones de euros para promover el crecimiento en el bloque de 27 países incluyendo un aporte de 10 000 millones de euros para incrementar el capital del BEI. Con este aporte el BEI incrementará su capacidad de financiamiento en 60 000 millones de euros y podrá liberar 180 000 millones de recursos adicionales. Estos nuevos préstamos estarán dirigidos a los países más vulnerables para crecimiento y la generación de empleo. Una decisión positiva, que sin embargo no forma parte de un plan de mediano plazo que garantice la permanencia del euro.