En el ‘crossfit’ no se cumple el uso de las mascaril…
La Asamblea Nacional se inaugura con fisura entre PSC y Creo
Gabriela Núñez: ‘Sicarios arrebataron la vida de Any…
Ley de Tránsito puede bloquear a las ‘appsR…
Clínicas privadas de rehabilitación operan por años …
Podcast: Entérese con EL COMERCIO, 15 de mayo del 2021
Mayoría de barrios sigue con directivas prorrogadas en Quito
Pocos planes en el sector turístico para el feriado …

Autocensura

Si las normas jurídicas amenazan con sancionar la comisión de una conducta es porque el Estado desea que ésta no se ejecute y, si eso se logra, los efectos de la misma no son recibidos por sus destinatarios. El sujeto se restringe de ejecutar ese comportamiento en acto de autocensura.

Por ello, la Constitución exige que los preceptos reguladores sean “claros”, es decir, que el enunciado sea lo menos ambiguo posible. El incumplimiento de este imperativo, por parte del legislador, provoca efectos perniciosos en la sociedad. Por ejemplo, si se redacta la norma de conducta: “El que tenga libros obscenos con el fin de comercializarlos sufrirá pena de prisión, comiso y multa” (obsérvese que no dice que el sujeto actúe «a sabiendas»). Los libreros tienen una sola opción: leer todas las novelas para conocer si su contenido es o no el prohibido y vender solamente las que no lo son. La restricción que se ha impuesto es, en definitiva, a la literatura obscena, pero también de la que no lo es, pues no se venderá ningún libro cuya inocencia no haya sido constatada.

Así, la carga impuesta al librero, por el temor a la pena, se torna en una carga sobre el público que se ve imposibilitado de acceder a libros que el Estado no puede válidamente prohibir; pero que, a través de la autocensura, igual impide la distribución de libros, sean o no obscenos.

Ese es el efecto de ciertas normas jurídicas que constan en la Ley de Comunicación, que no constituyen censura explícita a la labor de la prensa, pero cuya naturaleza sancionadora no deja, a ésta, otra alternativa que la autocensura. Es la carga que pesa sobre los medios y que se traslada a todos los ciudadanos quienes, al final, quedamos impedidos de la recepción de informaciones. Lo que el Estado no puede hacer mediante prohibición legal, lo concreta vía autocensura, es decir, consuma un fraude de constitucionalidad .

Es el caso concreto, entre otras figuras, del “linchamiento mediático”, causante de la indignación de nuestros académicos lingüísticos, que han guillotinado la desatinada expresión, en aras de conservar el prestigio literario de la metáfora; pero, más allá de esto, el efecto causado es la abstención de realizar las investigaciones periodísticas (autocensura), imponiendo al público el sacrificio de su derecho de informarse. Toda investigación, por su naturaleza, se confronta en forma sucesiva con la realidad y, por cada corroboración efectuada, surge nueva información, además, con mención de idénticos funcionarios públicos. Es ineludible la autocensura, pues, de no decidirla, las sanciones sobrevendrían por “linchar” a los servidores involucrados.

Determinar la autocensura es, sin subterfugios, igual a censurar, y esto es atentar contra el derecho a la libre información .

Autocensura

La libertad de prensa en el Ecuador está en peligro. Está siendo amordazada y violada. No me refiero solamente a la cuarta pregunta de la consulta popular –la cual autoriza la creación de un Consejo de Regulación que “norme” el contenido” de los medios- sino a las recientes acciones que vienen gestándose desde el sumo poder.

La iniciativa de enjuiciar a Emilio Palacio y a los directivos del diario El Universo por USD 80 millones y tres años de prisión por haber afectado a la “honra”, “fama” y “buen” nombre del Presidente es descabellada. En grave atentado contra la libertad de pensamiento y expresión.

De hoy en adelante, cualquier periodista o persona común y corriente que ose poner en cuestión la majestad presidencial tendrá como destino el pago de exorbitantes sumas de dinero o snzan a tomar forma.

La salida para estar a salvo es clara: no pensar, no expresarse y no criticar. Lo mejor es acomodarse a la situación. Autocensurarse.

Que la ciudadanía recurra preferiblemente al monopolio de los medios del Estado. Que siga escuchando ‘spots’ publicitarios donde solo se habla de lo maravilloso que es su gran líder y de lo que hace para salvar a la Nación. Que los pobres se conformen con el bono, la clase media mantenga su estatus usufructuando de una nueva modalidad de bono de la pobreza (cargos públicos a costa de callar y perder la dignidad) y, que los nuevos ricos sigan haciendo grandes negocios con el Estado -aunque los procesos hayan sido poco transparentes- o se vayan a Miami. Disculpen. La tendencia ahora es Bélgica.

¿Dónde quedaron los principios y derechos humanos si eso ahora no sirve para nada? En esta situación de opresión política y avasallamiento mental una cosa es importante: obediencia.

Esa cosa llamada “democracia” parece que nunca caló en la sociedad. No queremos saber de ella ni tampoco nos importa. Por eso la palabra libertad es algo hueco, vacío, ausente. Es algo que está en una cima, en una plaza o en un himno. Es adorno. Historia. Tras la comodidad y silencio cómplice de todos se escucha un sonido. El sonido de las cadenas.

Sí, llegó la época de la autocensura, del miedo y la opresión. No hay lugar para la pluralidad peor para las disonancias. Solo existe una sola voz, una sola verdad.

En esta coyuntura crítica que vive el Ecuador manifiesto mi inconformidad. No solo por la inminente pérdida de las libertades sino porque me molesta callar, autocensurarme. Hecho sin precedentes para quienes hacemos periodismo libre de opinión.