Jorge G. León Trujillo

Assange: mucho ruido sin costo

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Lunes 20 de agosto 2012
20 de August de 2012 00:00

Assange suscita por y contra radicales. Mientras unos lo endiosan porque se burla del sistema y lo devela en parte, otros lo encuentran inmoral, hábil empresario y una amenaza. El asilo diplomático, no político, que le ha dado Ecuador, no cambia gran cosa a su situación, le garantiza protección internacional en la embajada, genera publicidad a Correa, ventajosa para él, no muy positiva para Ecuador, pero el país no corre muchos riesgos diplomáticos, contrariamente a exageradas opiniones en Ecuador.

WikiLeaks al promover una información libre y pública, amenaza hipotéticamente al poder, en particular a la potencia predominante. Es así una posición antisistema que le acerca a la izquierda.

Desde hace mucho Ecuador ofreció asilo a Assange, no estuvo ante un hecho que no podía o le impedían asumir. Fue una opción sin ninguna presión ni estuvo en juego su soberanía. ¿Por qué lo hace Ecuador?, es la pregunta.

Molestar a la potencia es una posición. Riesgos hay pocos. Estamos ante un sistema internacional que ahora es permisivo. Las grandes potencias no pueden imponerse como antes y controlar con sanción es arriesgado. Se requeriría acuerdo de la mayoría de potencias. Nada fácil, a menos que se cometa un error que conlleve riesgos evidentes. El sur se interrelaciona y el norte pierde peso. EE.UU. no sabe qué hacer con América Latina que se integra y se distancia institucionalmente. Ser drásticos contra un Estado latinoamericano no es buena moneda, la tolerancia ha ganado. Un pequeño país puede desafiar al fuerte. Antes fue el modo de lograr algo, si el conflicto no era mayor.

Pero Ecuador, en lo internacional, ¿qué gana con Assange? fuera de llamar la atención. Este al parecer no es lo que interesa, aunque Ecuador sin razón se ha convertido en su defensor. Es difícil encontrar lógica, fuera de molestar al norte, el resultado es en cambio que el modo cómo actúa Ecuador le lleva a distanciarse del norte. Pues se añade a su actuación con Irán. Con Assange sería consecuente en el desafío de reforzar la decadencia de la potencia. Pero los caminos son otros, sino preguntemos a China. También, muchos países tienen nexos con Irán sin pretender salvarle. Por eso ¿ qué saca Ecuador? Para eso es necesario tener metas y planes que el Gobierno debería explicar.

En cambio, los resultados internos son más claros. Correa gana una imagen de izquierda y antiimperialista a bajo costo ante el cuestionamiento de las izquierdas y mejora su imagen en la región como líder de izquierda, también en el mundo altermundialista en donde la imagen de Correa decayó ante su posición con Siria.

Ante la descabellada insinuación de los conservadores ingleses de allanar la Embajada, enseguida rectificada por su Gobierno, Ecuador ya se ganó atención convocando a la OEA y Unasur. Un conflicto rentable.