Cuatro sentenciados por asesinato de extranjera en c…
Cuenca está sitiada y sin provisiones por el paro
La producción petrolera, a punto de parar por las protestas
Alerta en el país por el abandono del esquema de vac…
Tres factores afectan la producción de cebolla
Cada uno está en su ‘trip’
La negociación entre el Gobierno y los indígenas con…
Tránsito colapsó por acto de protesta de gremios de …

¡Apagar la TV y abrir un libro!

Convoquemos a la desobediencia civil, a la resistencia contra los medios. Convoquemos a apagar la TV, dice a voz en cuello, María, una madre de familia indignada, en una reunión de representantes de un colegio de Quito. Estoy harta –continúa- que les pulvericen los cerebros y les carcoman el corazón, a nuestros hijos e hijas.

Sí, añade, Hugo, un padre de familia ubicado al fondo del aula, todos los programas son basura. No exageres, dice Esteban, otro papá del curso: No todos los programas son malos. Los noticieros de Ecuavisa y Telamazonas, se salvan. Visión 360 es muy bueno. Y el de debate de Andrés Carrión es lo único queda para la expresión de las ideas.

Lo demás es para llorar, reitera María: noticieros, crónica roja, sensacionalismo y comerciales degradantes. Programas sexistas y de uso del cuerpo de hombres y mujeres en horario triple A. “Comedias”, donde se exalta la discriminación étnica, género y opción sexual. El runa, el afro, el enano y el homosexual siendo objeto de burla y agresión.

No sé cuáles son los peores, dice Hugo. Si los programas rosa y de farándula criolla o las cadenas nacionales. No hablemos de eso, que me indigna, gruñe Esteban. Las peores son las sabatinas, donde hasta se enseña a los niños y a los jóvenes a resolver los problemas a trompadas, con insultos, exaltando la violencia y el machismo.

No hay duda, irrumpe nuevamente María: La mejor manera de proteger a nuestros niños y jóvenes es apagando la TV. Pero eso es insuficiente. Hay que apagar la televisión y simultáneamente, abrir un libro.

Sí, entonces, no solo hacemos una acción de protesta, sino también de propuesta, aporta Yolanda, la profesora, callada hasta ese momento. ¡Abrir un libro y leer junto a los chicos! Eso significa también, que sobrepasando el cansancio del día de trabajo, dediquemos un tiempo valioso a nuestros hijos. Hecho que será altamente valorado, fortaleciendo el contacto y las relaciones familiares.

La lectura a los más pequeños puede ser más fácil y con consecuencias altamente benéficas para ellos. Si les leemos un cuento, les quedará el hábito placentero de, a través de las páginas de un buen libro, dejar volar la imaginación, con lo que les desarrollará la creatividad, el ingenio y la paciencia. Y dependiendo del libro, también los valores. Con esto, aparte de generar un hábito fundamental, que les ayudara en los estudios en todos los niveles, les aportará múltiples capacidades y principios para la vida.

Pero profesora Yolanda, dice Hugo, nuestro esfuerzo desde las casas no es suficiente, la escuela debe también comprometerse con esta campaña, creando momentos y espacios mayores para la lectura. Exacto, dice la docente. Hagamos un pacto entre escuela y familia por el fomento del libro y de la lectura.
Me sumo. ¡Apagar la TV y abrir un libro!

mluna@elcomercio.org