Washington Herrera

Ajuste gradual y focalizado

valore
Descrición
Indignado 1
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 41
Martes 22 de octubre 2019

El llamado “Caracazo” de 1989 en Venezuela tiene similitudes con lo ocurrido en el Ecuador. El presidente Carlos A. Pérez intentó aplicar una política del FMI que incluía la liberación de los precios de la gasolina y eso provocó en Caracas fuertes protestas, vandalismo y 280 muertos, durante 10 días, por lo que el Gobierno de Pérez anuló las medidas que iban a sincerar la economía de Venezuela.

El 4 de febrero de 1992 varios militares comandados por el Coronel Hugo Chávez intentaron dar un golpe de Estado pero fracasó y fueron presos.

Más tarde Pérez fue derrocado y el Presidente Rafael Caldera indultó a Chávez, quien ganó las elecciones presidenciales en 1998. Desde entonces se impuso el populismo clientelar y demagógico que implicó prácticamente regalar gasolina y gas a toda la población venezolana- ricos y pobres-, hasta ahora, cuando la economía de Venezuela ha periclitado y los pobres que no tienen dólares sufren lo indecible, comprobando que esta política es contraproducente para ellos.

Para que esto jamás ocurra en el Ecuador es necesario que los políticos aprendan a gobernar mediante procesos racionales, en donde la disminución de las desigualdades sea transversal a todas sus decisiones. En el Ecuador el subsidio al gas ya es un tabú y los subsidios al diésel y a la gasolina van por el mismo camino si no hay políticas social y políticamente viables, pero firmes, que corrijan estos tremendos errores que erosionan los pocos recursos en un país retrasado.

El 3 de septiembre/19 en este mismo espacio sugerí que la liberación de precios de todos los combustibles debería hacerse mediante programas graduales, paulatinos y “monitoreables”, para acercarse a los precios internacionales, pero el gobierno quiso hacerlo de modo abrupto. Sin embargo todavía es posible decidir un programa predecible para que en tres años todos paguen despacito, poco a poco, con focalizaciones eficientes y en base a un sistema que no facilite el contrabando. La focalización con mecanismos magnéticos y digitales son atractivos en teoría, pero en la práctica se necesita que incluyan controles efectivos, pues los beneficiarios de precios menores no siempre son ángeles.

Mediante una política predecible el gradualismo ya se aplicó en el gobierno de Borja, con subidas pequeñas tanto de los precios de los combustibles como para las devaluaciones del sucre, programadas y pre anunciadas. Ahora en un país dolarizado la situación es más difícil.

Dada la fragilidad de la situación es fundamental una operación de alta política mirando los intereses superiores de la Nación, para evitar que el país caiga en una crisis profunda de gobernabilidad, que lleve al Gobierno a vegetar hasta el 2021. Esto deben comprender los asambleístas de aldea que quieren mantener el sistema actual y exponer al Ecuador al desastre de Venezuela.