Según médicos veterinarios, cuando las mascotas están a punto de ser sacrificadas buscan a sus seres queridos. Foto: Pexels

Según médicos veterinarios, cuando las mascotas están a punto de ser sacrificadas buscan a sus seres queridos. Foto: Pexels

Así son los últimos momentos de vida de una mascota antes de ser sacrificada 

Redacción Narices Frías (I)
mascotas@elcomercio.com 

La muerte de un animal de compañía puede ser devastadora, después de todo son miembros de la familia. En ocasiones las mascotas acompañan a sus dueños por hasta 15 años y por eso sus últimos momentos de vida pueden resultar dolorosos de presenciar.

La eutanasia es la opción para aquellas mascotas que sufren enfermedades terminales y cuyo sufrimiento no puede ser evitado con tratamientos médicos.

La muerte digna consiste en la aplicación de un sedante y luego una inyección que detiene el corazón del perro o gato. Los animales no sufren dolor ni agonía en esos momentos, pero si pueden sentirse confundidos si están solos.

Jessi Dietrich, una usuaria de Twitter, publicó en la red social una pregunta que le hizo a su veterinario de confianza . “Dijo que cuando tiene que sacrificar a un animal, el 90% de los dueños no quiere estar en la sala cuando los inyectan así que los últimos momentos de la mascota en realidad son ellos buscando a sus dueños frenéticamente”. El tuit conmovió a la red social. El mensaje obtuvo más de 41 000 'retuits', 140 000 ‘me gusta’ y casi 600 respuestas.


​En una respuesta publicada por una clínica veterinaria en KwaZulu-Natal en Sudáfrica, una persona que firma como “veterinario cansado y con el corazón roto” profundiza en el tema. “Cuando eres dueño de una mascota es inevitable, la mayoría de veces, que tu animal de compañía muera antes que tú”, señala la publicación.

El veterinario pide a las personas que no los abandonen en esos momentos. “No hagan de la transición de la vida a la muerte en un cuarto lleno de extraños, en un lugar que no les gusta. Tienen que saber que ellos te buscan cuando los dejas atrás”, continúa el especialista. “Buscan el rostro de sus seres queridos en cada persona que está en la sala. No entienden por qué los dejaron cuando están enfermos, asustados, viejos o muriendo de cáncer y necesitan su consuelo”.

Sin duda el fallecimiento de un ser querido no es algo que una persona quiera presenciar. Según la revista australiana Mamamia, la “decisión de quedarse o irse se hace en medio de su propia angustia y dolor cuando el solo hecho de pensar en estar presente y ver cómo se sacrifica a su mascota es demasiado abrumador”.

.
Sin embargo, muchos veterinarios también aseguran que existe arrepentimiento cuando una persona no acompaña a su perro o gato hasta el final. “Entiendo totalmente lo duro que puede ser, pero la muerte es una parte de la vida y se necesita atravesar esa parte para ayudar con el proceso de luto”, señaló el veterinario Evan Shaw a la revista.

También recomiendan buscar programas de ayuda o grupos de soporte en las comunidades locales. Se puede solicitar ayuda psicológica para ayudar a la familia a prepararse para la despedida y también para sobreponerse a la pérdida.