Este futuro ordenador se instalará en el Barcelona Supercomputing Center-Centro Nacional de Supercomputación

Este futuro ordenador se instalará en el Barcelona Supercomputing Center-Centro Nacional de Supercomputación

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (9)
No (1)
Miércoles 12 de junio 2019

Tecnología

La supercomputadora Marenostrum 5 hace 200 mil billones de operaciones por segundo

EFE
Barcelona

La Comisión Europea (CE), a través de EuroHPC, ha elegido Barcelona (España), Bolonia (Italia) y Kajaani (Finlandia) para instalar los tres superordenadores más potentes de Europa, con los que competir contra la alta tecnología de EEUU, Japón y China.

Este futuro ordenador se instalará en el Barcelona Supercomputing Center-Centro Nacional de Supercomputación (BSC-CNS), tendrá una potencia pico de 200 Petaflops (200.000 billones de operaciones por segundo) y se pondrá en marcha el 31 de diciembre de 2020.

La Unión Europea  invertirá en el nuevo superdenador de Barcelona unos 100 millones de euros (113 millones de dólares), la dotación más alta para una infraestructura de investigación en España, y el resto, hasta los 200 millones (226 millones de dólares), lo aportará la administración española y los estados que han apoyado la candidatura de la capital catalana.

El director del BSC, Mateo Valero, afirmó que “el anuncio de hoy es para nosotros un reconocimiento a nuestra experiencia de más de 15 años investigando y dando servicio de alto nivel".

“Siempre hemos pensado que Europa debía trabajar unida en un área tecnológica en la que competimos con países tan potentes como EE.UU, China y Japón, y estamos muy satisfechos de poder decir ahora que Barcelona tendrá uno de los primeros superordenadores incluidos en la nueva hoja de ruta europea de supercomputación”, añadió Valero.

La potencia del nuevo supercomputador de 200 petaflops será 17 veces superior a la del actual superordenador del BSC, el MareNostrum 4, y 10.000 veces mayor que la del superordenador que inició la saga en 2004, el MareNostrum 1.

El ministro español de Ciencia, Innovación y Universidades en funciones, Pedro Duque, también ha celebrado la decisión de la CE porque "nos va a permitir seguir compitiendo con EEUU, Japón y China".

Según Duque, esta decisión garantiza que España va a continuar liderando el mapa de la supercomputación en Europa y consolida el BSC como un referente mundial, al tiempo que ha agradecido el respaldo que han ofrecido a la candidatura barcelonesa los gobiernos de Portugal, Turquía, Croacia e Irlanda.

El BSC, en el que trabajan 600 personas de 40 países, fue creado el 2004 por el Gobierno de España, la Generalitat de Catalunya y la Universidad Politécnica de Catalunya (UPC), alrededor de un grupo de profesores de la UPC liderados por Mateo Valero y del primer supercomputador, MareNostrum 1.

La CE aprobó, además de los tres supercomputadores pre-exascala (con un rendimiento de al menos 150 petaflops), instalar otros cinco supercomputadores petascala (capaces de ejecutar como mínimo 4 petaflops) en Sofía (Bulgaria), Ostrava (República Checa), Bisen (Luxemburgo), Minho (Portugal) y Maribor (Eslovenia), todo ello con un presupuesto de 840 millones de euros (950 millones de dólares).