Richard Yu, CEO de Huawei; declaró a Welt que su sistema operativo ya está preparado (de hecho se trabaja en él desde el 2012).

Richard Yu, CEO de Huawei; declaró a Welt que su sistema operativo ya está preparado (de hecho se trabaja en él desde el 2012).

¿Por qué el sistema operativo Android tiene tanto poder?

El sistema operativo Android registra el mayor crecimiento en el mundo: un millón de dispositivos Android se activan cada día en el mundo, y pocos están dispuestos a cambiar de plataforma.

Mil millones de usuarios activos, posiblemente más, ese es el número de personas que usan el sistema operativo Android, alcanzando un 83,6% de las ventas globales en el tercer cuarto del año. De hecho, es el sistema operativo más usado en el mundo.

Según la página web El Android El Libre,  nunca nadie ha logrado dominar el mercado de forma tan dictatorial como lo está haciendo Android, y más teniendo en cuenta que no fue el primero en llegar al mercado, ya que llegó a las tiendas un año después del primer teléfono celular iPhone.

Desde entonces se ha convertido en el sistema operativo con un mayor crecimiento en el mundo: un millón de dispositivos Android se activan cada día en el mundo, y pocos están dispuestos a cambiar de plataforma.

Según el diario español La Vanguardia, el caso Huawei señala el enorme poder de Android. “Su uso en la mayoría de países del mundo está supeditado a los servicios de Google que ahora ha perdido Huawei. Sin ellos Android simplemente no funciona, al menos no tal y como lo conocemos. Por vicisitudes de la vida, en China no están disponibles y los fabricantes de teléfonos y tabletas con Android utilizan variados mecanismos para suplir a Google“, señala el artículo. 

Huawei vende la mitad de sus teléfonos y tabletas fuera de China. Por esta razón, la presión por tener pronto lista una alternativa a los servicios de Google es enorme.

Huawei podría crear una tercera gran alternativa a Android en la forma de EMUI, su versión propia de Android que en occidente está limitada a una serie de diferencias estéticas en lo que al usuario medio se refiere. Sería Android, pero a la vez no. Tendría casi total compatibilidad con sus aplicaciones, y sin embargo estaría desprovisto de algunas funciones que hoy muchos clientes consideran “pilares” como Chrome o apoyarse en Microsoft o Amazon está fuera de cualquier consideración.

Necesita una alternativa ajena a los Estados Unidos para acallar a las críticas de mercados internacionales y evitar posibles extensiones del presidente DonaldTrump. La lista de alternativas es pequeña.