Las Oculus Quest son, por tanto, las primeras gafas de realidad virtual del mercado en contar con lo que se llama “seis grados de libertad sin cables.

Las Oculus Quest son, por tanto, las primeras gafas de realidad virtual del mercado en contar con lo que se llama “seis grados de libertad sin cables.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (0)
Miércoles 01 de mayo 2019

Videojuegos

Llega la revolución con los juegos de realidad virtual sin cables

California
AFP

Las esperadas gafas independientes de realidad virtual que no necesitan de un computador  ni cables para poder jugar llegaron. Estas gafas son las terceras comerciales que Oculus lanza al mercado después de las Oculus Rift CV1 y las Oculus Go, y buscan revolucionar la forma en la que jugamos a videojuegos de realidad virtual.

Las Oculus Go fueron el primer intento de Oculus de lanzar unas gafas de realidad virtual independientes. Estas primeras gafas, no obstante, estaban más limitadas a nivel de hardware (con un tracking limitado y un mando no pensado para jugar a juegos complejos), además de estar pensadas más al consumo de contenido y no tanto a jugar a videojuegos. Todo eso cambia con las Oculus Quest, las cuales están pensadas para videojuegos desde cero, y sin tener que recurrir a un PC para procesar la imagen que llega a las gafas.

Las Oculus Quest son, por tanto, las primeras gafas de realidad virtual del mercado en contar con lo que se llama “seis grados de libertad sin cables” (6DOF VR), pudiendo movernos en un espacio virtual tridimensional de delante a atrás, de arriba abajo, y de izquierda a derecha.

Libertad total de movimientos en 360 grados para los juegos de realidad virtual gracias a las cámaras que lleva incorporadas que actúan como sensores “de dentro hacia afuera” para ubicarnos con respecto a dónde estemos de nuestro entorno. Estos sensores forman parte de lo que han llamado Oculus Insight, lo cual también tienen las Rift S.

Esto implica libertad total de movimientos dentro de nuestra habitación o de cualquier sitio al que vayamos, lo cual se puede determinar justo cuando nos ponemos las gafas dibujando la zona con el mando. Cuando nos ponemos las gafas y las encendemos, podemos ver a través de las cámaras el mundo “real”, pero en blanco y negro y con una calidad algo limitada y a unos 30 FPS, generando mareo si estamos mucho rato viendo a través de ese modo.