Los dispositivos cuentan con opciones para que padres e hijos puedan compartir de una forma adecuada el espacio virtual. Foto: Patricio Terán / Archivo EL COMERCIO

Los dispositivos cuentan con opciones para que padres e hijos puedan compartir de una forma adecuada el espacio virtual. Foto: Patricio Terán / Archivo EL COMERCIO

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)
Lunes 16 de julio 2018

Videojuegos

El juego seguro sí es posible en las consolas

Estéfano Dávila Ferri

Un informe recientemente publicado por la compañía de seguridad informática Kaspersky da cuenta de las principales actividades de los menores de edad en Internet.

Dentro de las cifras arrojadas por las herramientas de control parental de la compañía, entre las categorías más buscadas están las herramientas de comunicación en Internet, diferentes tipos de software y videojuegos.

Según la información publicada por Kaspersky Lab en su blog, estos han sido los temas más buscados por niños en Internet:
 

Búsquedas de niños en Internet. Foto: Kaspersky

 
Muchos niños buscan contenido de videojuegos tanto para jugar como para observar cómo juegan otros por medio de sitios como YouTube.

Los entornos virtuales han permitido que los desarrolladores de videojuegos creen mundos de fantasía que permiten a los usuarios interactuar con historias interactivas. De esto hay varios ejemplos: está la última entrega de Call of Duty, que narra su historia dentro del ambiente que se vivió durante la Segunda Guerra Mundial, o Assassin’s Creed Origins, que inserta su historia en el contexto de la civilización del antiguo Egipto.

No obstante, en ocasiones estos juegos pueden tener temáticas no apropiadas para menores de edad. Y, aunque los videojuegos se rigen por un sistema de calificación de su contenido que establece qué tan apropiados son los títulos para determinado rango de edad, muchos padres de familia no tienen este hecho presente. Por otra parte, suelen tener la percepción de que, por causa de los videojuegos, los menores de edad pueden desarrollar agresividad.

Mauricio Batallas, psicólogo clínico, asegura que los videojuegos pueden convertirse en un canal de desfogue para los niños, pero estos deben ser manejados adecuadamente y llevar un acompañamiento por parte de los padres.

“Algunos padres prefieren no asumir la responsabilidad y culpar al videojuego, diciendo que este le ha educado en ser agresivo, en ser violento o en no querer compartir con la familia y pasarse solamente jugando”, explica Batallas.

El especialista aclara que los videojuegos son, en la actualidad, parte de la cotidianidad en los hogares. En última instancia, el uso no adecuado de los videojuegos por parte de niños y adolescentes no debería ser considerado una causa, sino un efecto de otras situaciones.

Una de las recomendaciones que Batallas da a los padres de familia es la de involucrarse más y ser parte de las actividades virtuales de los niños, incluso abriendo la posibilidad de jugar con ellos.

Las principales plataformas de videojuegos han desarrollado herramientas que permiten mantener un control en el hogar y establecer límites adecuados a los videojuegos.

Nintendo Switch: Control desde el ‘smartphone’

 
Parental Controls es una aplicación creada por Nintendo para dispositivos móviles. La ‘app’ es compatible con sistemas operativos iOS y Android, y permite hacer un seguimiento de la actividad en la consola desde el dispositivo móvil.

Nintendo asegura que la ‘app’ se ha creado teniendo en consideración algunas preguntas frecuentes de padres de familia como: ¿Mi hijo pasa demasiado tiempo usando videojuegos? ¿Qué tipo de juegos está usando? ¿Son apropiados para su edad?, entre otros.

Desde la aplicación se puede establecer horarios de juego y enviar notificaciones hacia la consola cuando estos límites se han superado. Incluso existe la opción extrema de apagar remotamente la consola, que Nintendo recomienda utilizar solo como un último recurso.

También se puede llevar el registro mensual de las estadísticas de uso de la consola, para revisar qué días de la semana son los de mayor actividad o en qué momentos se ha sobrepasado los límites establecidos.
 

PlayStation 4: Permisos para distintas cuentas

 
La plataforma de videojuegos de Sony ofrece la posibilidad de crear una cuenta maestra para la administración de la Play-Station. Desde esta cuenta se puede crear subcuentas para diferentes integrantes de la familia. La cuenta maestra está en capacidad de establecer permisos de acceso a diferentes contenidos dentro de la consola.

Esto se aplica tanto para videojuegos como para películas que se reproduzcan dentro de la consola. Si se ha configurado un nivel de restricción para contenido no adecuado para menores de edad, la PlayStation podrá detectar esa configuración y no reproducirá el contenido no apto.

Otras posibilidades dentro de esta consola son la restricción de mensajes no autorizados por parte de usuarios desconocidos dentro de la red de PlayStation y el establecimiento de límites dentro de la tienda ‘online’ de la marca. Desde la cuenta maestra se puede establecer límites de consumo para las compras de juegos en la plataforma virtual, o de plano, restringir totalmente el acceso para que este se realice siempre en compañía de un adulto.
 

Xbox One: Acceso desde varios perfiles

 
La consola de Microsoft permite la creación de diferentes cuentas, cada una con su propio perfil y sus permisos de acceso. En primer lugar, se debe crear un perfil familiar desde la configuración central de la Xbox.

Desde allí, se puede elegir una diversidad de perfiles preestablecidos con diferentes permisos para niños, adolescentes o adultos, a los cuales se les ha establecido de antemano distintos accesos a la consola. De esta forma se puede establecer un perfil para cada integrante de la familia.

No obstante, a estos perfiles se los puede modificar desde la cuenta de usuario de un adulto, ya sea para hacer más flexibles los perfiles otorgando más permisos, o para establecer un nivel mayor de control, otorgando diferentes privilegios o restricciones según las necesidades de acceso o el criterio de quien configura las cuentas.

Estos niveles de acceso van desde la restricción de contenidos no apropiados dentro de los videojuegos hasta el establecimiento de un horario de juego para cada día de la semana.