La noche del 29 al 30 de julio se pudo observar en Quito dos lluvias de estrellas simultáneas: Delta Acuáridas Sur y Alfa Capricórnidas. FOTO: Julio Estrella / EL COMERCIO

La noche del 29 al 30 de julio se pudo observar en Quito dos lluvias de estrellas simultáneas: Delta Acuáridas Sur y Alfa Capricórnidas. FOTO: Julio Estrella / EL COMERCIO

La noche del 29 al 30 de julio se pudo observar en Quito dos lluvias de estrellas simultáneas: Delta Acuáridas Sur y Alfa Capricórnidas. FOTO: Julio Estrella / EL COMERCIO

La noche del 29 al 30 de julio se pudo observar en Quito dos lluvias de estrellas simultáneas: Delta Acuáridas Sur y Alfa Capricórnidas. FOTO: Julio Estrella / EL COMERCIO

La noche del 29 al 30 de julio se pudo observar en Quito dos lluvias de estrellas simultáneas: Delta Acuáridas Sur y Alfa Capricórnidas. FOTO: Julio Estrella / EL COMERCIO

La noche del 29 al 30 de julio se pudo observar en Quito dos lluvias de estrellas simultáneas: Delta Acuáridas Sur y Alfa Capricórnidas. FOTO: Julio Estrella / EL COMERCIO

La noche del 29 al 30 de julio se pudo observar en Quito dos lluvias de estrellas simultáneas: Delta Acuáridas Sur y Alfa Capricórnidas. FOTO: Julio Estrella / EL COMERCIO

La noche del 29 al 30 de julio se pudo observar en Quito dos lluvias de estrellas simultáneas: Delta Acuáridas Sur y Alfa Capricórnidas. FOTO: Julio Estrella / EL COMERCIO

La noche del 29 al 30 de julio se pudo observar en Quito dos lluvias de estrellas simultáneas: Delta Acuáridas Sur y Alfa Capricórnidas. FOTO: Julio Estrella / EL COMERCIO

La noche del 29 al 30 de julio se pudo observar en Quito dos lluvias de estrellas simultáneas: Delta Acuáridas Sur y Alfa Capricórnidas. FOTO: Julio Estrella / EL COMERCIO

La noche del 29 al 30 de julio se pudo observar en Quito dos lluvias de estrellas simultáneas: Delta Acuáridas Sur y Alfa Capricórnidas. FOTO: Julio Estrella / EL COMERCIO

La noche del 29 al 30 de julio se pudo observar en Quito dos lluvias de estrellas simultáneas: Delta Acuáridas Sur y Alfa Capricórnidas. FOTO: Julio Estrella / EL COMERCIO

Lluvia de estrellas