Una aficionada de Independiente del Valle le pone una vela al Divino Niño antes de la final de la Copa Libertadores. Foto: Darío López / EL COMERCIO

Una aficionada de Independiente del Valle le pone una vela al Divino Niño antes de la final de la Copa Libertadores. Foto: Darío López / EL COMERCIO

Los aficionados se prepararon para la final pintando su rostro con los colores del Independiente del Valle. Foto:Darío López / EL COMERCIO

Los aficionados se prepararon para la final pintando su rostro con los colores del Independiente del Valle. Foto:Darío López / EL COMERCIO

En la plaza del monumento a Rumiñahui ya se vive la fiesta de la final de la Copa Libertadores. Foto: Darío López / EL COMERCIO

En la plaza del monumento a Rumiñahui ya se vive la fiesta de la final de la Copa Libertadores. Foto: Darío López / EL COMERCIO

Los aficionados de Independiente del Valle se congregaron en la Plaza de Rumiñahui en una de las tres pantallas gigantes ubicadas por el Municipio de Sangolquí. Foto: Darío López / EL COMERCIO

Los aficionados de Independiente del Valle se congregaron en la Plaza de Rumiñahui en una de las tres pantallas gigantes ubicadas por el Municipio de Sangolquí. Foto: Darío López / EL COMERCIO

Los aficionados vibraron durante el primer tiempo de la final de la Copa Libertadores en Sangolquí. Foto: Darío López / EL COMERCIO

Los aficionados vibraron durante el primer tiempo de la final de la Copa Libertadores en Sangolquí. Foto: Darío López / EL COMERCIO

La imagen del Divino Niño que acompaña al equipo de Independiente del Valle, en su complejo, está presente en la plaza de Rumiñahui en Sangolquí. Foto: Alfredo Lagla / EL COMERCIO

La imagen del Divino Niño que acompaña al equipo de Independiente del Valle, en su complejo, está presente en la plaza de Rumiñahui en Sangolquí. Foto: Alfredo Lagla / EL COMERCIO

La venta de camisetas se incrementó en la plaza de Rumiñahui horas antes de la final de la Copa Libertadores. Foto: Alfredo Lagla / EL COMERCIO

La venta de camisetas se incrementó en la plaza de Rumiñahui horas antes de la final de la Copa Libertadores. Foto: Alfredo Lagla / EL COMERCIO

En la plaza de Rumiñahui los hermanos Apunte pintaron su auto con los colores del club Independiente del valle. Foto: Alfredo Lagla / EL COMERCIO

En la plaza de Rumiñahui los hermanos Apunte pintaron su auto con los colores del club Independiente del valle. Foto: Alfredo Lagla / EL COMERCIO

En el parque Juan de Salinas de Sangolquí el tráfico vehicular es escaso desde las 18:00. Foto: Alfredo Lagla / EL COMERCIO

En el parque Juan de Salinas de Sangolquí el tráfico vehicular es escaso desde las 18:00. Foto: Alfredo Lagla / EL COMERCIO

En Sangolquí se hace fuerza por traer la Copa Libertadores a casa

Una imagen del Divino Niño lució la camiseta de Independiente del Valle. Los habitantes de Sangolquí se preparan para mirar la final esperando que su equipo se traiga de Medellín la Copa Libertadores de América. Fotos: EL COMERCIO

Suplementos digitales