Los habitantes de Portoviejo hacen filas para poder recibir agua embotellada. Militares y policías participan en la entrega de ayuda humanitaria en la ciudad que fue devastada por el terremoto. Foto: Alfredo Lagla / EL COMERCIO

Los habitantes de Portoviejo hacen filas para poder recibir agua embotellada. Militares y policías participan en la entrega de ayuda humanitaria en la ciudad que fue devastada por el terremoto. Foto: Alfredo Lagla / EL COMERCIO

Los habitantes de Portoviejo hacen filas para poder recibir agua embotellada. Militares y policías participan en la entrega de ayuda humanitaria en la ciudad que fue devastada por el terremoto. Foto: Alfredo Lagla / EL COMERCIO

Los habitantes de Portoviejo hacen filas para poder recibir agua embotellada. Militares y policías participan en la entrega de ayuda humanitaria en la ciudad que fue devastada por el terremoto. Foto: Alfredo Lagla / EL COMERCIO

Los habitantes de Portoviejo hacen filas para poder recibir agua embotellada. Militares y policías participan en la entrega de ayuda humanitaria en la ciudad que fue devastada por el terremoto. Foto: Alfredo Lagla / EL COMERCIO

Los habitantes de Portoviejo hacen filas para poder recibir agua embotellada. Militares y policías participan en la entrega de ayuda humanitaria en la ciudad que fue devastada por el terremoto. Foto: Alfredo Lagla / EL COMERCIO

Los habitantes de Portoviejo hacen filas para poder recibir agua embotellada. Militares y policías participan en la entrega de ayuda humanitaria en la ciudad que fue devastada por el terremoto. Foto: Alfredo Lagla / EL COMERCIO

Los habitantes de Portoviejo hacen filas para poder recibir agua embotellada. Militares y policías participan en la entrega de ayuda humanitaria en la ciudad que fue devastada por el terremoto. Foto: Alfredo Lagla / EL COMERCIO

Los habitantes de Portoviejo hacen filas para poder recibir agua embotellada. Militares y policías participan en la entrega de ayuda humanitaria en la ciudad que fue devastada por el terremoto. Foto: Alfredo Lagla / EL COMERCIO

Los habitantes de Portoviejo hacen filas para poder recibir agua embotellada. Militares y policías participan en la entrega de ayuda humanitaria en la ciudad que fue devastada por el terremoto. Foto: Alfredo Lagla / EL COMERCIO

Damnificados hacen filas para recibir agua embotellada

El terremoto de 7.8 grados en la escala de Richter dejó a Portoviejo devastada. Viviendas y hoteles se destruyeron durante el movimiento telúrico.

Suplementos digitales