Karla Kanora explora con la cumbia y la marimba
Suspenden temporalmente las corridas de toros en la …
Cuatro personas pierden la vida en un siniestro de t…
Sismo en Cuenca la noche de este viernes 27 de mayo
¿Quién es ‘Leandro’, presunto ‘nar…
La ONU espera elecciones colombianas libre de violencia
Tres personas, incluido un militar, son procesadas p…
Estas son las organizaciones políticas que quieren i…

Medvedev será el rival de Nadal en la final del Abierto de Australia

Daniil Medvedev derrotó a Stefanos Tsitsipas en el Abierto de Australia. Foto: EFE

El ruso Daniil Medvedev (2) se impuso en las semifinales del Abierto de Australia al griego Stefanos Tsitsipas (4) por 7-6(5), 4-6, 6-4 y 6-1, y será el rival del español Rafael Nadal (6) en la gran final de este domingo.

El moscovita perdió los nervios tras el segundo set, después de recriminarle al juez de silla español Jaume Campistol que el heleno estaba recibiendo instrucciones por parte de su padre. Le dijo que era “muy malo para estar arbitrando una semifinal”.

“Para ser honestos, estas emociones no son buenas. Muchas veces he perdido partidos por ese tipo de cosas. Pero pude estar de vuelta en el partido a pesar de que perdí energía”, comentó al cerrar el choque en dos horas y media en una Rod Laver Arena que contó con el techo cerrado por las fuertes lluvias que azotaron a la ciudad de Melbourne este viernes.

Ambos tenistas arrancaron contundentes al servicio, al acumular un 77% por parte del griego y un 91% por parte del ruso, en puntos convertidos con primeros.

Tan solo el moscovita fue capaz de contar con pelotas de rotura en la manga inaugural pero el heleno salvó las tres oportunidades de que dispuso después de ponerse 0-40 con su saque en el 4-4.

La resolución del primer set se trasladó al ‘tie-break’ y Tsitsipas, que llegó al torneo con dudas por su cirugía en un codo, llegó a liderar por 4-2 un juego de desempate que acabaría cediendo.

El segundo set pudo ser decisivo después de que el joven ateniense rompiera la igualada con un rotura en el 4-4 que hizo estallar al ruso con el juez de silla.

“¡Estás loco!. Eres estúpido o qué? Su padre no para de hablarle cada punto”, le recriminó irrespetuosamente y se salió con la suya después de que no recibiera ninguna sanción.

Tsitsipas se reenganchó al choque e hizo un amago de rotura en el juego inicial del tercero, con un 0-30, como consecuencia del tremendo enfado del vigente campeón del Abierto de Estados Unidos.

Sin embargo, como detalló el propio Medvedev, logró calmar sus emociones y pegó un zarpazo después de adjudicarse el parcial al romper el servicio con el 5-4.

El griego se desinfló y se dejó llevar en el último set, que perdió por 6-1, en el que acumuló tres golpes ganadores y siete errores no forzados.

El ruso, que será el nuevo número uno del mundo, conectó trece saques directos y acumuló un 86% de puntos ganados con primeros.

Medvedev consiguió alcanzat por segundo año consecutivo la final en Melbourne Park después de caer en la edición pasada ante el serbio Novak Djokovic.

“No sé dónde vio la final Nadal el año pasado pero este año Djokovic la verá seguro”, bromeó.

Medvedev y Nadal disputaron la final del Abierto de Estados Unidos en 2019 y el partido cayó del lado del balear tras cinco exigentes sets.

Ambos tenistas mantienen un cara a cara de 3-1 favorable para el español y todos los encuentros que disputaron fueron sobre pista rápida.

El español Rafael Nadal afirmó que su victoria en semifinales del Abierto de Australia ante el italiano Matteo Berrettini significa quizás más que alguno de sus veinte títulos de Grand Slam.

“Para mí es un éxito especialmente emocionante, quizá más que algún título de Grand Slam por lo inesperado que es todo y por todo lo que hemos pasado en estos últimos meses”, explicó en alusión a los seis meses de inactividad que atravesó como consecuencia de su lesión crónica en el pie izquierdo.

“La vida a veces te da este tipo de oportunidades. Lo estoy disfrutando al máximo y la grada me está apoyando de forma incondicional”, agregó el sexto clasificado mundial antes de describir el acontecimiento con un “semimilagro”.