27 de mayo de 2019 09:19

‘Rafa’ Nadal camina sin sobresaltos a la segunda ronda de Roland Garros

El tenista español Rafael Nadal devuelve la pelota al alemán Yannick Hanfmann durante el partido de primera ronda en el segundo día del torneo de tenis Roland Garros 2019 en París el 27 de mayo de 2019. AFP

El tenista español Rafael Nadal devuelve la pelota al alemán Yannick Hanfmann durante el partido de primera ronda en el segundo día del torneo de tenis Roland Garros 2019 en París el 27 de mayo de 2019. AFP

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 1
Agencia EFE
(D)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

El tenista español Rafael Nadal emprendió con una victoria plácida el camino hacia el que sería su duodécimo título de Roland Garros, al derrotar este lunes 27 de mayo del 2019 en primera ronda al alemán Yannick Hanfmann, procedente de la fase previa, con parciales de 6-2, 6-1 y 6-3 en una hora y 57 minutos.

La senda de Nadal comenzó, sin embargo, con dudas. El germano, 184 del mundo con 27 años, salió agresivo, a jugarse el todo por el todo, y en el primer servicio dispuso de cuatro bolas de rotura.

Duraron lo que tardó el español, número 2 del mundo, en domesticar los pelotazos del alemán, que jugaba su segundo partido en un Grand Slam, y lo hacía en una semivacía pista central de París.

Tras conservar su saque, Nadal decidió acabar con la broma y arrolló a su rival, sin concesiones, poniendo sobre la pista toda la diferencia que hay entre ambos en el ‘ranking’.

“Siempre es increíble jugar aquí, la nueva pista ha quedado muy bonita. Para mí es el torneo más importante de mi carrera”, dijo desde la cancha el tenista,
que se reencontró con una remodelada Philippe Chatrier, la centra del Roland Garros, que el año que viene estará equipada de un techo retráctil.


El español confesó haber jugado “un buen partido” y reiteró que sus sensaciones son buenas desde que llegó a París.

“Los entrenamientos han ido bien, la semana pasada en Roma hice un buen torneo y eso es importante para la confianza”, aseguró.

En su dilatada carrera en París el mallorquín ha conocido inicios tormentosos, difíciles y otros plácidos. El de 2019 entrará a formar parte de la historia de estos últimos, algo que se podía prever por la entidad del rival.

Hanfmann es un tenista poco ortodoxo. Nació con una deficiencia auditiva, que todavía arrastra, por lo que pide a los árbitros que eleven el tono a la hora de señalar la faltas.

Tras terminar la secundaria, dudó entre seguir con el tenis o lanzarse a una carrera estadounidense. Optó por la segunda opción e ingresó en los Trojans de California del Sur, un club universitario, donde consiguió dos títulos y un diploma de relaciones internacionales.

Su tenis se apoya sobre el derechazo, que trata de maximizar desde sus 193 centímetros de altura.

Poca arma contra un Nadal que llega en plena forma, tras haber levantado frente al serbio Novak Djokovic, número 1 del mundo, el Masters 1.000 de Roma, su único título sobre tierra batida del año, una anomalía en el español que suele dominar esta superficie.

Nadal parece haber dejado atrás el bache anímico y de juego que sufrió tras la lesión que le obligó a retirarse en marzo pasado en semifinales de Indian Wells ante el suizo Roger Federer.


El español ha confesado que le invadieron las dudas y eso se dejó notar en su juego. Pero no se vino abajo, reaccionó y fue recuperando el tono mental y físico.

Empezó flojo en Montecarlo, aceleró la recuperación en Barcelona y acabó de afinarla en Madrid, aunque en un nuevo bache perdió en el penúltimo escalón contra el griego Stefanos Tsitsipas. Pesa a que las sensaciones no eran muy buenas, en cada torneo alcanzó las semifinales.

En Roma acabó de poner a punto la maquinaria. A las puertas de Roland Garros, el tenis del mallorquín brillaba con su habitual solidez. Las dudas acabaron de partir tras la final ganada con brillantez contra Djokovic.

Nada más aterrizar en París confesó que su confianza está restablecida. Por delante tiene una semana para poner a punto su juego y su forma. Como a él le gusta, de menos a más, con primeras rondas poco exigentes hasta que lleguen los momentos decisivos, los rivales que cuentan.

Su siguiente rival será otro Yannick, en este caso Maden, otro tenista surgido de la fase previa, 115 del mundo a sus 29 años, debutante también en el cuadro final de Roland Garros, que venció por 7-6(0), 7-5 y 6-3 al belga Kimmer Coppejans, también clasificado.

Afortunado en el sorteo, Nadal vio hoy como su teórico rival por ránking en octavos de final, el georgiano Nikoloz Basilashvili, 15 favorito, caía en primera ronda ante el argentino Juan Ignacio Londero, que jugaba su primer partido en un Grand Slam.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (3)
No (0)