Podcast: Entérese con EL COMERCIO, 14 de junio del 2021
La Fiscalía acumula más elementos en el caso Las Torres
La demanda de vestidos de grado se recupera frente al 2020
14 años de debate, para focalizar subsidios; Gobiern…
La vacuna es una forma de protegerse, pero no libra …
Transportistas de seis ciudades piden subir el pasaje urbano
Hotel Quito, el ícono de la modernidad de la ciudad
Venezolanos tienen alta expectativa para la regularización

Silvio Guerra tiene un récord que se hizo imbatible

El atleta ecuatoriano ha corrido 37 maratones en los últimos 20 años.

El atleta ecuatoriano ha corrido 37 maratones en los últimos 20 años.

El atleta ecuatoriano ha corrido 37 maratones en los últimos 20 años. Foto: Archivo/EL COMERCIO

Silvio Guerra se puso a desempolvar recuerdos. “Hay muchas cosas por contar”, dijo el atleta carchense quien mantiene el récord nacional de la maratón desde hace 20 años.

El 19 de octubre de 1997, Guerra corrió la maratón en 2 horas, 9 minutos y 49 segundos (02:09,49). “Era mi tercera maratón”, recuerda.

En ese año, luego de acumular más de 12 años como atleta de fondo, fue a la maratón de Tokio pero solo a correr la media maratón. “Me contrataron para hacer de liebre. Tenía que correr hasta el kilómetro 21 y luego retirarme. Pero me sentía fuerte, y seguí, además que por cada 5 km me pagaban un bono extra. En el kilómetro 34, el brasileño Valdenor Dos Santos me preguntaba a qué momento me iba a retirar, porque estaba liderando la carrera y eso empezó a preocuparle”.

Siguió corriendo, hasta que en el kilómetro 37 vivió una gran crisis. “Mi cuerpo no dio más, estaba agotado, había corrido a un ritmo de 3 minutos el kilómetro”. No se retiró, llegó en décimo lugar, “y casi muerto, crucé la meta y me acosté en el piso. Estuve como seis mi­nutos, ahí, con los ojos cerrados. Fue el descanso más reparador de mi vida”.

Su registro fue 02:14,02. “No eramalo, por eso, con mi mánager, Luis Felipe Posso, buscamos otra maratón. Escogimos la de Berlín, fuimos un grupo muy bueno de atletas latinos. Pasé bien la primera mitad, pero luego, sentí el agotamiento. Había llegado tres días antes y mi cuerpo no se había acostumbrado al cambio de hora”.

Terminó en 2 horas y 40 minutos. “Fue una mala actuación, pero sentía que con un trabajo adecuado y llegando con los días de anticipación podía lograr un mejor desempeño”.

Así fue que buscó una maratón importante. “Escogimos Chicago. Me habían dicho que era muy rápida”. Autofinanció ese desplazamiento y realizó una actuación que aún la recuerda con muchos detalles. “Me sentía muy bien, corrí a 3 minutos el kilómetro. Me sentí fuerte aunque en el kilómetro 34 tenía el temor de quedarme sin fuerzas, como aconteció en Tokio”.

Batió el récord nacional de 02:10,46, en poder de Rolando Vera. “La intención no era romper el récord sino ubicarme entre los 10 primeros, y lograr algún premio económico, yo vivía del atletismo, había que financiar el viaje”.

Según detalla, esta marca estuvo entre las 30 mejores del mundo en ese año. “Me quedé a 3 minutos del récord mundial, pero ninguna entidad del Estado me ayudó. Había demostrado que tenía talento para mejorar mi rendimiento, sin embargo, me abandonaron”.

Silvio Guerra
, que desde el 2000 reside en Estados Unidos, se lamenta que su marca no haya sido batida en dos décadas. “No ha habido proceso para romper la marca. Correr una maratón es el resultado de un proceso de años, de sumar experiencia y de tener suficiente talento para correr esta distancia. Creo que no todos los fondistas pueden hacerlo”.

Expresó más que sumar kilómetros es necesario acumular experiencia: “A mis atletas les digo que, cuando los 10 kilómetros se corre en menos de 35 minutos, se puede pensar en subir a 21 km”.

Y esa media maratón pide hacer en 1 hora y 5 minutos. “Sin estos tiempos no se puede llegar a los 42 km. También se debe combinar las carreras callejeras con los 10 000 metros en pista, así se gana en experiencia”.

Destaca que pudo mejorar marcas y ganar dinero, porque vivía de los premios económicos que recibía. “Todos hemos pasado por eso de correr por necesidad, pero se debe combinar el conseguir marcas y el correr por dinero”.

Dice que el cuencano Byron Piedra ha sabido combinar carreras de pista con las de calle. El año pasado logró un registro de 02:14,12 en los Juegos Olímpicos. Es lo máximo que se ha acercado al récord nacional de la maratón.