9 de octubre de 2018 15:48

Samira Asghari, de refugiada afgana a la miembro más joven del COI 

Samira Asghari posa en la zona mixta durante la 133 sesión del COI en  Buenos Aires, el 9 de octubre del 2018. Foto: Juan Mabromata / AFP

Samira Asghari posa en la zona mixta durante la 133 sesión del COI en Buenos Aires, el 9 de octubre del 2018. Foto: Juan Mabromata / AFP

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 2
Agencia DPA

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Con las nueve incorporaciones de hoy al Comité Olímpico Internacional (COI), el organismo de los anillos llegó a 106 miembros, pero ninguno puede mostrar una historia parecida a la afgana Samira Asghari.

Con apenas 24 años, Asghari se convirtió en la integrante más joven de la historia del COI, después de ser elegida en la sesión de Buenos Aires junto al brasileño Andrew Parsons, el paraguayo Camilo Pérez López Moreira, la lituana Daina Gudzineviciute, la ruandesa Felicite Rwemarika, el italiano Giovanni Malagò, el ugandés William Blick, el príncipe butanés Jigyel Ugyen Wangchuck y el japonés Morinari Watanabe.

"Samira es una joven que hace un trabajo fantástico para promover el deporte entre las mujeres de Afganistán y por varias razones sabemos muy bien que no es fácil hacerlo en ese país", la elogió Thomas Bach, presidente del COI, al momento de presentarla.

Razón no le falta. De muy pequeña, la guerra en Afganistán llevó a Asghari y su familia a tener que vivir como refugiada en Irán. Pero en aquellas condiciones encontró en el baloncesto una manera de escaparle a una niñez muy dura y con en el correr de los años llegó a ser la capitana de la selección afgana. "Empecé a jugar al baloncesto y a practicar deportes porque en Afganistán no había nada para divertirse", explicó la jugadora de baloncesto al canal olímpico. "Desafortunadamente no había nada en Afganistán para tener alegría. No había nada más que pobreza. Todo era guerra. Pero allí estaba el deporte para brindar un poco de diversión, un poco de alegría y para olvidar el resto", explicó Asghari, que con 19 años jugó en 2012 el primer partido de una selección afgana ante un conjunto estadounidense, el denominado "Kabul Kats", compuesto por personal femenino de la embajada de los Estados Unidos en Kabul.

"Son más altas y mayores que nosotras, pero estamos felices de tener competencia", dijo Asghari aquel 7 de marzo sobre ese duelo perdido por 38-21 en conmemoración del día de la mujer.

En aquel momento, la armadora de la selección de Afganistán jamás hubiese soñado con este presente: ser elegida para integrar la comunidad deportiva más importante del mundo a más de 15000 kilómetros de su país. "Todo lo que yo quería era tener un entrenador en la escuela", recordó Asghari.

"Así que nunca me imaginé que algún día podría llegar a ser una integrante del COI. Por eso estoy muy orgullosa y espero que esto pueda alentar a otras niñas y chicos en Afganistán, y que desde este lugar podamos cambiar muchas cosas". Con su llegada al COI, la joven afgana pretende impulsar el deporte en su país, especialmente para las nuevas generaciones. "Hay mucha gente joven en Afganistán. Más del 70 por ciento de la población es menor de 24 años".

Según explicó Asghari, la situación para las mujeres y el deporte en general en su país es "mejor que antes" a partir de la tarea del Comité Olímpico Afgano y el ministerio de deportes, que ella integró tras formar parte del equipo nacional de baloncesto. "Es bueno que los atletas vean que alguien joven como ellos los intenta ayudar". A eso apuntará la gestión de la flamante integrante más joven la historia del COI. 

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (0)