Podcast: Entérese con EL COMERCIO, 19 de junio del 2021
La pandemia no afectó a la oferta de estudios extrao…
La figura paterna, entre realidad y ficción en la pantalla
Pichincha superó a Guayas en muertes por covid-19 en el 2020
Ministro de Trabajo: ‘Retorno a la oficina dependerá…
Juanes: ‘En la música no hay barreras’
Alimentos que ayudan a la oxidación de grasa
El Consejo de Participación Ciudadana retoma los con…

La rusa Maria Sharapova consiguió llegar a la final de Roland Garros

La tenista rusa María Sharapova durante un partido de tenis en Roland Garros en París. Foto: Kenzo Tribouillard/AFP

La tenista rusa María Sharapova durante un partido de tenis en Roland Garros en París. Foto: Kenzo Tribouillard/AFP

La tenista rusa María Sharapova durante un partido de tenis en Roland Garros en París. Foto: Kenzo Tribouillard/AFP

La tenista rusa Maria Sharapova, que a sus 27 años se clasificó hoy, jueves 5 de junio para su tercera final consecutiva de Roland Garros, aseguró que siegue teniendo “hambre” de títulos aunque aventaje en palmarés y edad a la que será su rival el sábado, la rumana Simona Halep, de 22 años.

“Aunque sea de otra generación, sigo teniendo hambre”, declaró Sharapova tras derrotar en la semifinal a la canadiense Eugenie Bouchard, a quien derrotó por 4-6, 7-5 y 6-2 en 2 horas y 27 minutos.

La rusa, que se ganó hoy el pase a su novena final de un Grand Slam, destacó que las jugadoras con una carrera tenística aún por elaborar, pueden salir a la pista con menos presión.

“Siempre es difícil jugar con adversarias así porque juegan con mucha libertad, disputan todos los puntos. No tienen nada que perder y se ve en su actitud”, agregó.

El de hoy, jueves 5 de junio,  fue el tercer partido en el que Sharapova, antigua número uno del mundo y octava en el ránking de la WTA en la actualidad, tuvo que remontar un set para llevarse la victoria, tras los octavos contra la australiana Samantha Stosur y los cuartos contra la hispoano-venezolana Garbiñe Muguruza.

“Cuando estás en una situación en la que no juegas muy bien o donde estás dominada, simplemente, soy de las que no abandona porque he trabajado demasiado para bajar los brazos”, resumió.