28 de mayo de 2019 00:00

Dos polacos se hicieron tricolores 

Pawel Zdziech (izq.) es el jefe de seguridad de la delegación ecuatoriana. Aquí aparece con Bartek Luczak. Foto: David Paredes / EL COMERCIO

Pawel Zdziech (izq.) es el jefe de seguridad de la delegación ecuatoriana. Aquí aparece con Bartek Luczak. Foto: David Paredes / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 2
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 10
David Paredes. Desde Polonia (D)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Bartek Luczak, el asistente de logística, camina de un lado a otro en el hotel donde se hospeda la Tricolor. Habla tres idiomas (inglés, español y polaco) y parece uno más de la delegación. Ya recibió el calentador del equipo, que lo luce orgulloso.

Tiene experiencia en este tipo de torneos. En el 2012 estuvo en la Eurocopa y en finales de la UEFA Europa League. En el Mundial Sub 20, está pendiente de todo. Ayuda al equipo de utilería, lleva aguas y está en el estadio como un hincha más.

El domingo estuvo de terno y sentado en las gradas lo más cerca posible de la cancha. Acompañó a Jackson Porozo después de que fuera expulsado. Ambos se sentaron nuevamente entre el público y vieron desde ahí la derrota de la Tri frente a Italia.

“Es la primera vez que me asignan una selección sudamericana. Son muy alegres y están todo el tiempo con música. Eso dice mucho de la alegría de la gente”, dice Luczak, quien no se despega de los jugadores, mientras salen del hotel.

Pawel Zdziech es el otro polaco que se hizo ecuatoriano en estos últimos días. Es el jefe de seguridad y está al tanto de todos los movimientos que se hacen en el hotel de concentración. Su misión es evitar que gente extraña a la delegación se acerque a los jugadores.

Es integrante de la Policía Nacional de Polonia y por el Mundial Sub 20 trabaja en misión especial para la FIFA. Tiene un auto a su disposición para su uso en caso de emergencia en todas las ciudades a las que vaya Ecuador.

Estos dos polacos viajan y acompañan al equipo de Jorge Célico desde que llegaron a Grodzisk. Luczak se queda en el hotel cuando el equipo sale a los entrenamientos, pero Zdziech permanece siempre expectante de que todo esté en orden.

“Soy de la Policía y no puedo dar entrevistas”, dice serio el polaco de 35 años. Mientras su compañero accede a conversar con este Diario. Se saca la credencial para no quedar mal con el personal de la
FIFA que los mira atentamente.

“Mi sueño es llegar a un Mundial absoluto y a los Juegos Olímpicos. Voy a ir a Tokio 2020”, dice convencido en un perfecto español.

Estudia Administración deportiva. Eso sí, dice que no es para vender o comprar jugadores, sino para este tipo de eventos. Haber participado en la Euro como ‘ataché’ hizo que su perfil sea analizado por los organizadores del Mundial Juvenil para aceptarlo para el puesto.

Los jugadores se han ganado su respeto. Incluso los saludan como si ya fueran parte de la delegación. Por eso accedieron a fotografiarse con la bandera de Ecuador.

“Es buen equipo. Los jóvenes ecuatorianos son carismáticos y saludan. Con todos. No como el polaco que es más frío en ese sentido”, dice el oficial.
Cuando juega la Tri, ambos van a la cancha. Dejan el uniforme que les entregó la organización del torneo y se ponen traje formal. Uno llega temprano. Viaja con el equipo de utilería, mientras que su compañero va a las gradas.

Ambos se conocieron por la Tri y ahora son amigos. Quieren que el equipo clasifique para recorrer su país.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (9)
No (2)